El mundo llora el fallecimiento de Nelson Mandela, “fuente de inspiración” universal | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

OHANNESBURGO, (AFP) – El mundo lloraba este viernes a Nelson Mandela, una de las personalidades más importantes del siglo XX, convertida en “fuente de inspiración” universal por sus valores de perdón y de reconciliación.

Bien entrada la noche del jueves, el presidente sudafricano, Jacob Zuma, anunciaba la muerte del primer presidente negro de Sudáfrica, a los 95 años.

“Un héroe de la humanidad”, según el diario sudafricano The Star, para el que Mandela era el ídolo de todo un pueblo por su papel decisivo en la lucha contra el régimen segregacionista del apartheid que terminó en 1994.

“Madiba”, nombre de su clan tomado como apelativo cariñoso por los sudafricanos, falleció en su casa a consecuencia de una infección pulmonar por la que había sido hospitalizado de junio a septiembre.

“Nuestro querido Nelson Mandela, el presidente fundador de nuestra nación democrática, nos ha dejado. Falleció en paz, rodeado de su familia hacia las 20H50 [18H50 GMT] Nuestra nación ha perdido a su hijo más ilustre”, declaró Zuma.

La fecha de los funerales se desconoce por el momento. Mandela ha sido trasladado a un hospital militar de Pretoria, donde debe celebrarse un homenaje nacional e internacional antes de que el cuerpo del premio Nobel de la Paz sea trasladado definitivamente a Qunu, el pueblo de su infancia, donde deseaba ser enterrado.

Las reacciones internacionales a su muerte no se hicieron esperar.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, le calificó de “fuente de inspiración” para todo el mundo.

En Estados Unidos, el presidente Barack Obama, también primer presidente negro de su país, ordenó que las banderas ondearan a media asta hasta el lunes por la noche.

Para el jefe de estado francés, François Hollande, Nelson Mandela era “la encarnación de la nación sudafricana, los cimientos de su unidad y el orgullo de toda África”.

El Dalai Lama, otro premio Nobel de la Paz, dijo por su parte haber perdido un “querido amigo”.

El mundo del deporte, al que Mandela se sentía muy unido, no se ha quedado al margen. “Consiguió hacer del mundial de rugby de 1995 un instrumento para favorecer la emergencia de una nación, justo un año después de las primeras elecciones democráticas en Sudáfrica”, recordó el presidente de la federación sudafricana de rugby, Oregan Hoskins.

En Brasil, que acoge el viernes el sorteo del próximo mundial de fútbol, la emoción estaba también a flor de piel. “Era mi héroe, mi amigo, mi compañero en la lucha en favor de la causa del pueblo y por la paz en el mundo”, escribió en su cuenta Twitter Pelé, la leyenda del fútbol brasileño.

 

Homenaje en su casa en Johannesburgo

En Sudáfrica, desde el anuncio del fallecimiento, cientos de personas se concentraron durante la noche cerca de su casa en Johannesburgo.

El ambiente no era de recogimiento sino de celebración, con cantos antiapartheid o en homenaje a Madiba, retomados a coro por la multitud. “¡Viva Mandela!” o “¡Larga vida a Mandela!”, gritaban.

Los habitantes de Soweto, antiguo gueto negro durante el apartheid donde vivió Mandela y donde empezó la revuelta contra la opresión de los negros, mostraban el viernes su gratitud. “Se produjo lo inevitable. Es un día triste pero podemos dar gracias a dios por el trabajo de su vida”, dijo a la AFP Sebastián, un sacerdote de 35 años, ante la iglesia católica Regina Mundi, también símbolo de la lucha antiapartheid.

“A lo largo de veinticuatro años [desde su liberación], Madiba nos ha enseñado como vivir juntos y creer en nosotros mismos y en cada uno”, declaró por la tarde otro héroe de la lucha antiapartheid, el arzobispo anglicano Desmond Tutu, considerado a sus 82 años como la consciencia moral de su país.

“Una inspiración para todo el mundo”

“Él era una inspiración para todo el mundo”, indicó Frederik de Klerk, último presidente blanco de Sudáfrica, que liberó a Mandela antes de negociar la transición democrática y compartir con él en 1993 el precio Nobel de la Paz.

Nelson Mandela, que cumplió 95 años el 18 de julio, había sido hospitalizado en cuatro ocasiones desde diciembre de 2012, siempre a causa de infecciones pulmonares.

Estos problemas estaban probablemente relacionados con las secuelas de una tuberculosis contraída durante su estancia en la isla prisión de Robben Island, frente a las costas del Cabo, donde pasó dieciocho de sus veintisiete años de detención en las prisiones del régimen racista del apartheid.

Mandela pasará a la historia por haber negociado con el gobierno del apartheid una transición pacífica hacia una democracia multirracial y por haber evitado a su pueblo una guerra civil que, a principios de los años 1990, parecía prácticamente inevitable.

Bajo los colores del Congreso Nacional Africano (ANC) Mandela fue el primer presidente de consenso de la nueva nación del “arco iris”, entre 1994 y 1999.

“Sonrisa en los labios”

“No dudo ni un momento que cuando entre en la eternidad lo haré con una sonrisa”, dijo entonces, feliz de ver a su país crecer en paz tras décadas de segregación racial.

Nelson Rolihlahla Mandela nació el 18 de julio de 1918 en el pueblito de Mvezo, en el Transkei (sureste) en el seno del clan real de los Thembus, de etnia xhosa, pero pronto se trasladó al pueblo vecino de Qunu, donde pasó, según dijo, sus “años más felices”, una infancia libre en el campo quizá idealizada, antes de recibir una buena educación.

Casado tres veces y padre de seis hijos -dos fallecidos-, Mandela fundó la Liga de la Juventud del ANC y asumió rápidamente las riendas del partido, al que consideraba demasiado débil ante un régimen que institucionalizó el apartheid en 1948.

Al ser prohibido el ANC en 1960, Nelson Mandela pasó a la clandestinidad y fue detenido de nuevo en 1962 y condenado a cadena perpetua dos años más tarde.

Ausente de la escena pública desde 2010, Mandela se convirtió en un héroe mítico, intocable, respetado tanto por el poder como por la oposición. Sus compatriotas tardarán en olvidar su cálida y magnética sonrisa.

Síguenos por @800noticias