Dos jóvenes mueren por bombardeos en Ucrania, cada vez más cerca de la guerra | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

DONETSK, (AFP) – Dos adolescentes murieron el miércoles en el bombardeo de un campo de fútbol en Donetsk, en el este de Ucrania, donde el alto el fuego entre rebeldes prorrusos y el gobierno pende de un hilo.

Los jóvenes, uno de 14 años, otro de 18, estaban jugando al fútbol en el terreno de juego de una escuela a unos tres kilometros del aeropuerto de Donetsk cuando cayó un obús. Otros cuatro menores resultaron heridos.

Periodistas de la AFP pudieron ver dos cuerpos cubiertos con una lona de plástico, mientras continuaban los bombardeos.

La zona es escenario de combates intensos a pesar de que teóricamente las armas callaron hace exactamente dos meses, gracias a un acuerdo que incluía negociaciones políticas.

Esas negociaciones nunca llegaron realmente a arrancar, y el presidente Petro Poroshenko ha ordenado que se refuerce el dispositivo militar en las ciudades del este, tras la crisis provocada por unas elecciones regionales el pasado domingo que el gobierno central considera ilegales.

El primer ministro Arseni Yatseniuk anunció que suspenderá la financiación de las zonas bajo control de los rebeldes prorrusos para no ayudar a los “terroristas”.

Al menos dos soldados ucranianos murieron en el este y nueve resultaron heridos, según el portavoz del ejército ucraniano, Andrei Lysenko, que no precisó dónde.

– Encuentro entre Ucrania, Rusia y rebeldes-

 

A pesar de la tensión responsables ucranianos, rusos y separatistas prorrusos se encontraron el miércoles en Donetsk para intentar salvar el frágil alto el fuego, indicó un responsable de la OSCE.

La reunión no dio resultados tangibles, ya que el “nivel de confianza” entre las partes, sigue siendo “muy bajo”, explicó a la prensa el jefe adjunto de la misión de observación de la OSCE en Ucrania, Alexander Hug, matizando que el mero hecho de que haya habido un intercambio “ya es alentador”.

La débil tregua, firmada el 5 de septiembre, parece aún más frágil desde que los rebeldes desafiaron al gobierno el domingo al celebrar elecciones propias que, según ellos, legitiman los dos Estados autoproclamados de Donetsk y Lugansk.

“La intensidad de los combates aumentó”, aseguró el portavoz del ejército.

“La entrega de una cantidad significativa de material y personal procedentes de Rusia a los territorios controlados por los rebeldes tampoco se detuvo”, añadió, reiterando las alegaciones, negadas por Moscú, de una ayuda rusa a los combatientes separatistas.

Poroshenko dijo el martes que ordenó enviar refuerzos militares a las ciudades del este para protegerse contra una “posible ofensiva”, principalmente hacia Mariupol, un puerto clave.

Los separatistas adoptaron un tono conciliador este miércoles, declarándose dispuestos a resucitar el proceso de paz.

“Estamos preparados para trabajar en una nueva versión del acuerdo”, anunciaron los separatistas de Donetsk y Lugansk en un comunicado conjunto.

La posibilidad de alcanzar un nuevo pacto con Kiev parece, sin embargo, lejana. “Mientras una parte de las regiones de Donetsk y Lugansk siga controlada por impostores, el gobierno no enviará fondos a la zona”, declaró Yatseniuk.

“En cuanto los terroristas se larguen de Donetsk y Lugansk y recuperemos el control de estos territorios, abonaremos a cada habitante los subsidios sociales a los que tienen derecho”, prosiguió.

Kiev no suspenderá, sin embargo, el suministro de gas y de electricidad a estas regiones para evitar una “catástrofe humanitaria”.

Síguenos por @800noticias