Cumbre europea busca obligar a Putin a negociar sobre Ucrania | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

BRUSELAS, (AFP) – Los mandatarios de la Unión Europea (UE) celebraban este jueves una reunión extraordinaria sobre la crisis en Ucrania con el objetivo de presionar al presidente ruso Vladimir Putin para que negocie una solución política a la crisis desatada por el movimiento de sus tropas en Crimea.

Los jefes de Estado y de gobierno llegaron a Bruselas con visiones diferentes sobre cómo lograrlo. Para los países de Europa del este, aquellos que otrora estuvieron bajo el yugo de la Rusia soviética, la sensibilidad del avance ruso sobre Ucrania merece una respuesta fuerte con sanciones en mano.

Para los países de Europa Occidental el principal objetivo es llevar a Putin al terreno del diálogo para alcanzar una solución política que vaya en el sentido del respeto de la integridad territorial de Ucrania.

Esta mañana al llegar a la cumbre, la presidenta lituana fue explícita sobre la cuestión. Denunció una “brutal agresión” de Moscú y afirmó que Rusia está “reescribiendo las fronteras de la posguerra” (por la Segunda Guerra Mundial).

“Después de Ucrania será Moldavia, después otro” país, dijo.

“Es la señal que Rusia nos da, debemos entenderlo correctamente”, dijo añadiendo que “Europa todavía no es capaz de comprender lo que sucede”.

Polonia está en la misma línea que su vecina Lituania. Ya pidió dos reuniones extraordinarias de la OTAN bajo el artículo 4, que estipula que cualquier miembro puede convocar encuentros con sus aliados si siente que alguno de ellos está amenazado.

El primer ministro polaco, Donald Tusk, no hizo comentarios al llegar a la cumbre. Antes del comienzo de la reunión de jefes de Estado se reunió por separado con los mandatarios de los cuatro países de la UE miembros del G8, Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia.

París, Londres y Berlín, así como otras capitales europeas, quieren enviar un fuerte mensaje a Rusia, considerando inaceptable sus acciones en Ucrania, pero privilegian el diálogo y no cortar los puentes con Moscú.

El primer ministro británico, David Cameron, explicó al llegar a Bruselas que en la reunión de este jueves deben alcanzarse tres puntos: que “Ucrania y Rusia se hablen; que enviemos un claro mensaje al gobierno ruso de que lo que sucedió es inaceptable y que se podrían tomar más acciones”.

En el mismo sentido se expresó el mandatario francés, François Hollande, que consideró que la UE “debe ejercer la mayor presión posible […] para que comience un proceso de desescalada”.

“No buscamos que aumente nuevamente la tensión sino abrir la vía al diálogo, la mediación, la negociación”, añadió explicando que el recurso a sanciones contra Rusia era una “opción”.

 

– Un muro de intimidación –

 

El primer ministro interino ucraniano, Arseni Yatseniuk, que fue invitado a participar a parte del encuentro de los 28 mandatarios de la UE, consideró “ilegítima” la decisión del parlamento de Crimea de pedir su adhesión a Rusia.

“Es una decisión ilegítima y el referéndum no tiene bases legales”, añadió.

“Un nuevo muro se está construyendo, y le digo al presidente Putin, ‘Señor Putin, tire abajo ese muro, el muro de la intimidación y la agresión militar, y construyamos un nuevo tipo de cooperación'”, afirmó.

Una versión de un proyecto de declaración que circuló este jueves dejaba en blanco el párrafo sobre las sanciones. Por la mañana, la canciller alemana Ángela Merkel indicó que se discutirán y que se anunciarán eventualmente en función del desarrollo del proceso diplomático este jueves, en alusión al diálogo en Roma entre los responsables de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia.

“Si se lanza el proceso o no se decidirá en función de la situación, si el proceso diplomático avanza. Sabremos durante el día en qué dirección actuaremos”, dijo Merkel.

Los mandatarios europeos discutirán las modalidades para implementar, y cuándo hacerlo, sanciones políticas y diplomáticas a Rusia, indicó una fuente europea.

Estas podrían ser similares a las que ya adoptaron siete (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón) de los miembros del G8 contra Rusia, que suspendieron su participación en las reuniones para preparar la cumbre de Sochi, o las de la OTAN que decidió el miércoles revisar su cooperación militar con Rusia.

Síguenos por @800noticias