Consejo de Seguridad reunido para tratar uso de armas químicas en Siria | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

NUEVA YORK, — El Consejo de Seguridad de la ONU inició este miércoles las consultas a puertas cerradas sobre una masacre en Siria que se habría perpetrado, según la oposición, con armas químicas, mientras los inspectores de la ONU sostenían un encuentro con el gobierno de Damasco.

La reunión tiene lugar a pedido de cinco de los quince miembros del Consejo (Francia, Estados Unidos, Reino Unido, Luxemburgo y Corea del Sur).

Varios miembros del Consejo pidieron que los expertos de la ONU actualmente en Siria vayan rápidamente al lugar de las denuncias.

Pero Rusia, fiel aliado del régimen sirio, hizo referencia a la posibilidad de una “provocación” montada por la oposición. El gobierno sirio rechazó categóricamente las acusaciones.

Paralelamente a la reunión, París, Londres, Washington y Berlín transmitieron al secretario general de la ONU un pedido formal de investigación sobre esas denuncias. En una carta conjunta evocan “informaciones creíbles sobre el uso de armas químicas”.

No se espera que la reunión tenga como resultado una toma de posición formal del organismo, dijo un diplomático.

Por su parte, Estados Unidos se negó a hablar de una “línea roja” que habría traspasado el régimen sirio en caso de haber recurrido a las armas químicas.

“No hablo de líneas rojas. No discuto sobre líneas rojas, no establezco líneas rojas. No hablamos de líneas rojas hoy”, dijo la portavoz del departamento de Estado Jennifer Psaki.

La Casa Blanca había solicitado más temprano un “acceso directo” al equipo de expertos de la ONU presentes en Siria para investigar las acusaciones.

“Pedimos formalmente a las Naciones Unidas que investigue de forma urgente”, declaró el portavoz adjunto de la Casa Blanca, Josh Earnest, después de que la oposición siria denunciara la muerte de 1.300 personas cerca de Damasco.

En tanto, el jefe de los inspectores de la ONU en Siria, Ake Sellstroem, “se está reuniendo” con autoridades sirias por las informaciones de un ataque con armas químicas, indicó el portavoz adjunto de la ONU.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, está “escandalizado” por esas denuncias y “reafirma su determinación de realizar una profunda investigación sobre los presuntos episodios que le son señalados por Estados miembro”, agregó Eduardo del Buey en un comunicado.

Asimismo, recuerda el acuerdo formal alcanzado en julio con el gobierno sirio sobre las modalidades de la misión de los inspectores en tres lugares, entre ellos Jan al Assal, cerca de Alepo (norte).

El gobierno sirio autorizó la visita de expertos de la ONU después de haber aceptado las modalidades propuestas por la ONU para garantizar la seguridad y la eficacia de la misión

Pero según Eduardo del Buey, “bajo los términos del acuerdo de julio”, la ONU y Damasco “discuten paralelamente otras denuncias en otros sitios”.

La ONU aún reclama un libre acceso a todos los lugares donde se han denunciado ataques con armas químicas, tanto por parte del gobierno como por la oposición, o por los países miembro del Consejo de Seguridad, fundamentalmente Francia y Gran Bretaña.

No obstante, debe negociar duramente para aplicar el acuerdo de julio y la misión de inspectores se ha retrasado varias veces por divergencias con Siria sobre las modalidades de la investigación.

El principal grupo de oposición sirio acusó al gobierno de Damasco de “masacrar” a más de 1.300 personas durante ataques con armas químicas cerca de la capital y a la comunidad internacional de ser “cómplice con su silencio”.

Videos distribuidos por activistas, cuya autenticidad no pudo ser inmediatamente verificada, mostraban a médicos atendiendo a niños sofocados y hospitales desbordados.

El ataque, que parece ser uno de los más violentos que se hayan registrado durante el conflicto, provocó una ola de condenas internacionales. El régimen de Damasco desmintió sin embargo categóricamente haber utilizado armas químicas.

Síguenos por @800noticias