Al menos 52 fallecidos en ataque al ministerio yemení de Defensa | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

SANÁ, (AFP) – Al menos 52 personas murieron y 167 resultaron heridas el jueves en Saná en un atentado suicida seguido de un asalto armado contra el ministerio de Defensa, según un nuevo balance comunicado por el Comité Supremo de Seguridad yemení.

Los atacantes concentraron su asalto contra un hospital militar del inmenso complejo donde funciona el ministerio, situado cerca de Bab al Yaman, a la entrada de la parte antigua de Saná.

El comité yemení de seguridad anunció que entre los muertos figuran dos médicos de nacionalidad alemana y dos vietnamitas, así como una enfermera filipina y una india.

Horas antes una fuente del hospital había informado de la muerte de seis médicos, uno venezolano, dos filipinos y tres yemeníes.

El atentado, que se asemeja a la manera de operar de la red Al Qaeda, no ha sido reivindicado aún.

El asalto fue lanzado por un kamikaze al volante de un coche bomba que forzó la entrada oeste del complejo ministerial, situado en el centro de Saná.

Sus cómplices, equipados de armas automáticas, consiguieron abrir fuego contra el hospital militar y otros dos edificios del inmenso complejo, precisaron.

El ministerio de Defensa aseguró en su sitio internet que el ejército había recobrado el control de la situación en el complejo, en tanto una fuente de seguridad afirmó que “el grupo de asaltantes había sido aniquilado”.

La televisión estatal recalcó que los asaltantes habían aprovechado unas obras en la entrada del complejo para lanzar su ataque, y mostró imágenes de cuerpos acribillados o calcinados frente al establecimiento, precisando que se trataba de los asaltantes.

Cinco soldados fallecieron a consecuencia de la explosión y otros 50 militares heridos fueron transportados a dos hospitales de Saná.

El presidente yemení, Abdrabuh Mansur Hadi, se desplazó al lugar del ataque para analizar con altos responsables de seguridad la manera de prevenir este tipo de ataques en un futuro, anunciaron medios de comunicación estatales.

Tras la explosión podían verse columnas de humo sobre el complejo situado cerca de Bab al Yaman, a la entrada de la ciudad vieja de Saná.

El ataque tuvo lugar en momentos en que ha aumentado la violencia en el país, especialmente, contra el ejército.

La mayoría de los ataques se atribuyen a la red extremista de Al Qaida, particularmente activa en el sur y en el sureste del país, si bien ésta reivindica pocos ataques.

La capital yemení no escapa de la escalada de violencia. El 26 de noviembre, un bielorruso falleció y otro resultó herido en plena calle por hombres armados. Cuatro días antes, un diputado, representante de la rebelión zaidita chiita en el diálogo nacional en curso, fue asesinado.

Yemen fue el único país de la denominada ‘Primavera árabe’ en el que un levantamiento popular terminó con la marcha negociada del antiguo presidente Ali Abdalá Saleh. En estos momentos, el proceso de transición política, que busca dotar al país de instituciones sólidas, está bloqueado.

Las negociaciones entre todas las fuerzas políticas debían finalizar el 18 de septiembre con la elaboración de una nueva Constitución para permitir la celebración de elecciones generales. El diálogo, sin embargo, se enfrenta a varios obstáculos, en especial, la petición de autonomía del sur.

El retraso en la aplicación del acuerdo de transición podría necesitar, además, la prolongación del mandato del presidente Abdrabuh Mansur Hadi.

Hadi fue elegido presidente interino en febrero de 2012 por un período de dos años, a cuyo término deberían convocarse elecciones generales en el marco de una nueva Constitución.

Síguenos por @800noticias