La Palma de oro de Cannes corona al drama “Winter Sleep” (Sueño de invierno) | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento

CANNES, (AFP) – La Palma de Oro de Cannes recompensó este sábado el melancólico drama “Winter Sleep” (Sueño de invierno), del turco Nuri Bilge Ceylan, que dedicó el premio a los jóvenes que murieron en las recientes revueltas que sacudieron ese país.

Rodada en un pueblo de Capadocia cubierto por la nieve, en el centro de Anatolia, “Sueño de invierno” está inspirada en tres relatos breves del ruso Anton Chejov y sus protagonistas son tres personajes que debaten largamente sobre la moral y la vida.

“Dedico el galardón a los jóvenes que perdieron la vida” en las protestas registradas en Turquía en el último año, declaró Ceylan, de 55 años, frente a artistas, productores y cineastas de todo el mundo que asistieron a la ceremonia de clausura de la 67º edición de este certamen en el Palacio de Festivales.

“Sueño de invierno” es un filme de “una honestidad brutal”, afirmó la presidenta del jurado, la neozelandesa Jane Campion, que se alzó en 1993 con una Palma de oro por “El Piano”. “Si yo tuviera el valor de ser tan valiente como él, estaría orgullosa de mí misma”, agregó.

“Mi filme trata del empecinamiento de los hombres a seguir esforzándose sin jamás bajar los brazos y pese a la soledad, la tristeza y los acontecimientos tragicómicos que los llevan a su destino”, notó Ceylan, que había venido cinco veces a Cannes sin jamás arrebatar la Palma de Oro.

Sorpresa por premio a filme italiano y galardón a Godard

El premio a Ceylan había sido vaticinado por la crítica de Cannes, que resultó sin embargo muy sorprendida por la segunda recompensa más importante del certamen, el Gran Premio, que galardonó a “Las maravillas” de la italiana Alice Rohrwacher, una fábula sensible sobre el paso a la edad adulta y la utopía de la vida natural.

La joven cineasta italiana recogió el premio de manos de la leyenda viva Sofia Loren, que a sus 79 años mostró en Cannes que sigue espléndida.

La película de Rohrwacher “crea un mundo, y nos mete en él”, afirmó Campion en la rueda de prensa, en la que participaron los nueve miembros del jurado, entre ellos el mexicano Gael García Bernal.

El otro galardón que tomó a Cannes por sorpresa fue el Premio del Jurado atribuido conjuntamente a Jean-Luc Godard, leyenda viva del cine, de 83 años, que compitió con “Adios al lenguaje”, y al joven prodigio Xavier Dolan, de apenas 25 años, cuya “Mommy” cayó sobre Cannes como un rayo.

El benjamín y el decano del certamen se repartieron así un galardón que se vivió en Cannes como un traspaso de posta a una nueva generación de cineastas y desató una salva de aplausos en el Palacio de los Festivales.

Y así lo reconoció Dolan, al subrayar que comparte con Godard las ganas de “experimentar” y de llevar al cine por nuevos rumbos.

Dolan “es un genio”, y Godard hizo “un filme que es un poema”, afirmó, tajante, Campion, al ser interrogada por esos galardones.

EEUU se alza con premios a director y actriz

El cineasta estadounidense Benett Miller fue coronado como mejor realizador por “Foxcatcher”, inspirada en la historia verdadera de un homicidio cometido por el heredero de una las familias más adineradas del mundo, los du Pont.

Esta es la primera vez que el realizador de las magníficas “Capote” y “Moneyball” concursa en Cannes. Se impuso con un filme inteligente, que sumerge al espectador en el mundo de la lucha libre a través de un “thriller psicológico” sobre la ambición y el dinero.

El premio a mejor actriz se lo llevó Julianne Moore, de 53 años, por su trabajo en “Mapas a las estrellas”, del canadiense David Cronenberg, en el que interpreta a Savana Segrand, una actriz con un efímero éxito que vive resentida a la sombra de su madre famosa.

Consagración del actor de “Mr Turner” y de rusa “Leviatán”

El británico Timothy Spall, de 57 años, se llevó el premio a mejor actor por su poderosa encarnación del pintor inglés J.M.W. Turner (1775-1851) en la película homónima de Mike Leigh.

“Mr Turner” de Leigh cuenta la historia del “pintor de la luz” inglés, precursor de los impresionistas, al que Timothy Spall encarna con un tono de veracidad y realismo, en sus momentos de luz y en sus momentos oscuros.

Cannes otorgó el premio de mejor guión a “Leviatán”, un drama impregnado de humor negro sobre la Rusia contemporánea, de Andrei Zvyagintsev, que el cineasta escribió con el guionista Oleg Negin.

Rodada en una pequeña aldea a orillas del mar de Barents (norte), la película de Zvyagintesev, apoyada por una espectacular fotografía, narra la eterna pugna entre el individuo y el sistema.

Colombia salva el honor de Latinoamérica

Argentina, que había concursado en el certamen con “Relatos salvajes”, de Damián Szifrón, se fue con las manos vacías, pero Colombia salvó el honor de América Latina, con una Palma de oro al cortometraje “Leidi” del colombiano Simón Mesa Soto.

La co-producción de Colombia y Gran Bretaña, de 15 minutos de duración, cuenta la historia de una chica que sale en búsqueda del padre de su hijo.

 

“En su historia están condensados muchos aspectos de mi país y de América latina en su conjunto”, dijo Mesa Soto tras recibir la recompensa en Cannes. “Intenté ser lo más fino y sutil que podía”, dijo el colombiano tras la premiación de la 67º edición del Festival de Cannes, que fue el último presidido por Gilles Jacob.

Síguenos por @800noticias