Ucrania y los separatistas prorrusos inician nuevas conversaciones de paz | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Kiev, Ucrania | AFP | El gobierno ucraniano y los separatistas prorrusos iniciaron este sábado en Minsk conversaciones para conseguir un nuevo alto el fuego en el este de Ucrania, donde el ejército de Kiev perdió a 15 soldados en las últimas 24 horas.

El antiguo presidente ucraniano, Leonid Kutchma, emisario de Ucrania, el representante ruso, Mijaíl Zurabov, y la de la OSCE, Heidi Tagliavini, llegaron este sábado a la capital bielorrusa. También acudieron los enviados de las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk, Denis Puchilin y Vladislav Deinego.

Un portavoz del ministerio bielorruso de Relaciones Exteriores confirmó la apertura inminente de esas conversaciones. 

Los rebeldes habían amenazado el viernes con prolongar su ofensiva “hasta la liberación total de las regiones de Donetsk y Lugansk” si fracasaban las negociaciones con Kiev. 

En la capital ucraniana, el ministro de Defensa, Stepan Poltorak, anunció este sábado que 15 militares murieron y 30 resultaron heridos “en toda la línea del frente” en las últimas 24 horas. 

Indicó, además, que los “grupos rebeldes controlan parte” de la ciudad estratégica de Debaltseve, que conecta Donetsk y Lugansk y ha sido escenario de luchas encarnizadas en los últimos días.

Su ministerio matizó luego esta información en un comunicado, afirmando que “Debaltseve estaba bajo control de los ucranianos”, pero que los rebeldes “bombardean los alrededores de la ciudad”. 

Un responsable militar separatista, Eduard Basurin, dijo, por su parte, que los rebeldes habían “rodeado” a las tropas ucranianas -unos 8.000 soldados- presentes en esta ciudad. 

El ejército ucraniano indicó, además, este sábado que siguen los combates alrededor de Vugleguirsk, cuya toma supondría un avance decisivo para los separatistas, ya que les permitiría rodear casi por completo Debaltseve.

El jefe de la policía regional, Viatcheslav Abroskin, aseguró que Debaltseve y Vugleguirsk no tienen “electricidad, agua, calefacción ni comunicaciones”. 

Según él, 12 civiles murieron en 24 horas en Debaltseve donde los “voluntarios evacuaban a familias enteras”. 

Frente a esta nueva escalada de violencia, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) declaró que en la capital bielorrusa debería firmarse “un documento vinculante sobre un alto el fuego inmediato y la retirada de las armas pesadas de la línea del frente”.

En el frente diplomático, Ucrania recibirá el 5 de febrero al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que le dará a Kiev todo su “apoyo” en el conflicto, antes de viajar a Múnich para la conferencia sobre la seguridad donde debería reunirse con su homólogo ruso, Serguei Lavrov. 

Su último viaje a Ucrania tuvo lugar el 4 de marzo de 2014, poco después de la caída del régimen prorruso de Victor Yanukovich y antes de la anexión de Crimea por Rusia.

El embajador de Estados Unidos en Ucrania, Geoffrey Pyatt, afirmó que Estados Unidos no había “agotado todos los medios para hacer pagar a Rusia el coste” de su implicación en el conflicto ucraniano, en una entrevista publicada este sábado en el semanario ucraniano Dzerkalo Tyjnia. 

La Unión Europea aumentó, por su parte, su presión sobre Rusia esta semana, al prolongar seis meses las sanciones que adoptó en marzo contra una serie de personalidades prorrusas y rusas, que no podrán viajar a la UE y verán sus cuentas congeladas. 

Rusia, a la que Occidente acusa de armar a la rebelión prorrusa y de haber enviado tropas al este de Ucrania, sigue negando su implicación en un conflicto que causó más de 5.000 muertos en nueve meses, y se presenta como un intermediario en las negociaciones. 

Síguenos por @800noticias