Ucrania desaloja a activistas prorrusos de edificio público en Jarkov | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Fuerzas de seguridad ucranianas expulsaron a separatistas prorrusos de un edificio público en la oriental ciudad de Jarkov, mientras que la OTAN y Estados Unidos advirtieron a Rusia de una intervención en el este de Ucrania.

Tropas del Ministerio del Interior ucraniano desalojaron de la sede de la administración local en Jarkov a los activistas que se habían atrincherado en el edificio y detuvieron a 70 personas, sin que se efectuaran disparos durante la operación, señaló DPA.

Las fuerzas de seguridad tomaron el control, indicó el jefe de la administración regional, Igor Baluta.

Sin embargo, sigue habiendo edificios ocupados por activistas prorrusos en Donetsk y Lugansk. El servicio secreto ucraniano SBU dijo incluso que en Lugansk fueron plantados explosivos dentro del edificio.

Si no se soluciona pacíficamente la situación, las unidades emplearán la fuerza contra los “terroristas”, anunció el jefe de la administración presidencial, Sergéi Pashinski.

El Ministerio del Exterior ruso advirtió a Kiev sobre las consecuencias de una intervención militar. “Exigimos paralizar de inmediato todos los preparativos militares que podrían provocar una guerra civil”, señaló el ministerio.

Los derechos y libertades, incluso la vida de los ucranianos, están en peligro, subrayó el mensaje. Moscú ya había asegurado que de ser necesario protegería militarmente a sus ciudadanos en el país vecino.

Rusia, que se anexionó en marzo la península ucraniana de Crimea, exigió la creación en Ucrania de un Estado federal. Ucrania lo rechaza por temor a que el país acabe desmembrado.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergéi Lavrov, y su homólogo, John F. Kerry, acordaron por teléfono mantener conversaciones directas sobre la crisis entre Rusia, Ucrania, Estados Unidos y la Unión Europea. Lo importante para ello es establecer un orden del día y los participantes, dijo Lavrov, según informó la agencia Interfax.

Sobre la mesa tendría que haber una nueva Constitución ucraniana, agregó el ministro, que se mostró partidario de que en las conversaciones participen representantes de las áreas de habla rusa del este y sur de Ucrania, así como candidatos a las elecciones presidenciales del 25 de mayo.

En tanto, el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Anders Fogh Rasmussen, advirtió hoy a Rusia de las consecuencias de que sus tropas entren en el este de Ucrania.

“Si Rusia sigue interviniendo en Ucrania, sería un error histórico”, declaró el danés.

“Cualquier movimiento hacia el este de Ucrania constituiría un serio agravamiento de la situación en lugar de una distensión, que es lo que todos deseamos”, declaró en un encuentro con representantes de la alianza en París.

Asimismo exigió la retirada de las tropas rusas que están estacionadas cerca de la frontera ucraniana. Según fuentes de la OTAN hay allí entre 35.000 y 40.000 soldados rusos listos para actuar.

Estados Unidos ha decidido enviar un barco de guerra estacionado en la base de Rota (España), al mar Negro, donde participará en maniobras, según dijo a dpa en Washington una portavoz del Pentágono.

Los medios señalan que se trata del destructor dotado con misiles de defensa aérea USS Donald Cook y, según la portavoz, se encargará de asegurar la “alta disposición” de Estados Unidos respecto a sus aliados de la OTAN.

El gobierno prooccidental de Kiev acusa a Rusia de intentar desestabilizar la situación con provocadores a sueldo. El jefe de presidencia Pashinski señaló que el presidente ucraniano derrocado en febrero Victor Yanukovich sería el impulsor y el que habría financiado el movimiento secesionista.

El jefe de la diplomacia estadounidense, John F. Kerry, endureció hoy en Washington el tono de sus críticas a Moscú y también aseguró que Rusia ha enviado al este de Ucrania a “agentes y provocadores rusos”, para “generar caos” allí y apoyar las tendencias secesionistas.

Durante la noche hubo en Jarkov, la segunda ciudad del país, enfrentamientos callejeros entre partidarios y detractores del gobierno de Kiev. De acuerdo con los medios, diez personas resultaron heridas. Las fuerzas prorrusas exigían -al igual que en la ciudad oriental de Donetsk- la independencia de Ucrania y anunciaban un referéndum sobre el futuro estatus de la región como el que se celebró en Crimea.

No obstante, en la zona no hay un apoyo tan unánime a la adhesión a Rusia como lo hubo en la península del mar Negro, según las encuestas. Las fuerzas de seguridad y los medios siguen ampliamente bajo control ucraniano.

En la ciudad de Nikolayev, al menos 15 personas resultaron heridas -según medios locales-, cuando activistas prorrusos atacaron un edificio de la administración. Unos 20 agresores fueron detenidos.

En el Parlamento ucraniano, que acordó severas multas para los secesionistas, se vivió una pelea cuando unos diputados agredieron a un tercero en el acalorado debate sobre el futuro del este de Ucrania.

Analistas occidentales señalan que se trata de la más grave crisis que atraviesa Europa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Occidente confía ahora que las elecciones presidenciales del 25 de mayo puedan estabilizar el país.

 

 

Información El Universal

Síguenos por @800noticias