Putin y Poroshenko negocian por crisis en Ucrania | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

MILAN, (AFP) – Los líderes de la Unión Europea manifestaron este viernes en Milán (norte de Italia) su optimismo de cara a la crisis en Ucrania, un entusiasmo compartido inesperadamente por Rusia.

Los resultados de las negociaciones de paz sobre la crisis en Ucrania son “buenos”, aseguró el presidente ruso Vladimir Putin, al término de un segundo encuentro con su homólogo ucraniano Petro Poroshenko, rebajando la tensión.

El presidente francés, François Hollande, informó a la prensa que se halló un “acuerdo” para que las fuerzas ucranianas y las fuerzas separatistas prorrusas del este del país “aceleren” el intercambio de prisioneros.

Un acuerdo sobre el suministro de gas ruso, que abastece tanto a Ucrania como al resto de Europa, estaba también “al alcance de la mano”, indicó Hollande.

Las reuniones, patrocinadas por el jefe de gobierno italiano Matteo Renzi, iniciaron con un desayuno de trabajo en la prefectura de Milán.

Al término de ese primer encuentro, que duró cerca de una hora y media, Renzi subrayó el clima “positivo” que se creó, aunque reconoció que existían aún “numerosas divergencias”.

Las declaraciones del portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, en las que lamentaba que “algunos” participantes de ese primer encuentro se negaran a ver la realidad, habían suscitado irritación.

“Desgraciadamente, algunos participantes mostraron una total falta de voluntad para entender la realidad del sureste de Ucrania”, declaró a la agencia de prensa rusa Ria Novosti.

El presidente ruso, que se mostró sonriente y relajado a su llegada a la prefectura, se había reunido la víspera con la canciller alemana Angela Merkel.

Las conversaciones se centraron en distintos puntos de los acuerdos de Minsk, sobre todo el alto el fuego que el ejército ucraniano y los rebeldes prorrusos no respetaron, indicó una fuente del gobierno alemán.

El presidente ucraniano también tuvo un encuentro a solas con la canciller alemana.

El primer ministro británico David Cameron, quien también estaba presente en la cumbre, recordó que el mismo Putin no desea “dividir Ucrania”.

A la reunión se habían unido también los presidentes del Consejo y la Comisión europeos, Herman Van Rompuy y José Manuel Durao Barroso.

Mientras se celebraban esos encuentros en Milán, los combates entre militares ucranianos y separatistas seguían alrededor del aeropuerto de Donetsk.

En la tarde, los dirigentes ruso y ucraniano se volvieron a encontrar en un hotel de Milán junto con el presidente francés y la canciller alemana.

 

– ‘Serias divergencias’ –

 

El presidente ruso y la canciller alemana comenzaron los encuentros reconociendo que mantienen “serias divergencias”, según explicó el vocero ruso.

Antes de llegar a Milán, Putin advirtió a los países europeos sobre los “grandes riesgos” que corren para obtener suministro de gas durante el invierno boreal, ante la falta de un acuerdo entre Rusia y Ucrania sobre ese tema.

Para los europeos, que no alimentaban grandes esperanzas sobre los encuentros de Milán, es necesario favorecer un clima de negociación, explicaron fuentes diplomáticas de la UE.

“Hay que hacer de todo para evitar una escalada de la violencia y trabajar por la tregua”, precisó la misma fuente.

Renzi considera clave involucrar Rusia ante la situación internacional, comenzando por el combate a la epidemia de ébola, hasta la lucha contra el grupo Estado Islámico.

Rusia además es el mayor proveedor de gas a Europa, ya que cubre una tercera parte de la demanda, mientras la mitad del gas que llega a los países de la Unión Europea transita por Ucrania.

 

 

– Putin en casa de Berlusconi –

 

La cumbre Unión Europea-Asia sirvió en cambio de pretexto a Putin para visitar a su viejo amigo, el multimillonario y ex primer ministro Silvio Berlusconi.

El presidente ruso fue a visitarlo a su mansión milanesa, a la que llegó a la 01h40 de la madrugada del viernes, según el diario La Repubblica.

Una amistad sellada con una reunión nocturna a la que asistieron todos los hijos del magnate italiano, obligado por ley a permanecer la noche en casa tras la condena definitiva a un año de cárcel por fraude fiscal.

Síguenos por @800noticias