Policía hongkonesa sigue desmantelando campamentos de manifestantes | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

HONG KONG, (AFP) – La policía hongkonesa desmanteló al amanecer una acampada de los manifestantes prodemocracia, menos de 24 horas después de que las autoridades del territorio propusieran un diálogo a los estudiantes para cesar las manifestaciones.

El campamento, situado en el barrio densamente poblado de Mongkok, en la parte continental de Hong Kong, se encontraba prácticamente vacío en el momento de la intervención, y los policías retiraron barricadas y tiendas sin encontrar resistencia.

La policía había advertido de que este campamento era el siguiente de la lista, tras los desmantelamientos de las barricadas situadas en la isla principal, en Admiralty, cerca de la sede del poder, y en Causeway Bay, barrio muy comercial de la ex colonia británica apreciado por los chinos.

La víspera, el jefe del ejecutivo local, Leung Cheun-ying, entreabrió la puerta a unas discusiones con los estudiantes una semana después de que su gobierno anulara una primera cita con los manifestantes.

Estos reclaman su dimisión y la instauración de un verdadero sufragio universal en el territorio autónomo, devuelto a China en 1997 y que vive su crisis política más grave desde ese momento.

“Estos últimos días, e incluso esta misma mañana por terceros, hemos comunicado a los estudiantes que nos gustaría iniciar un diálogo sobre el sufragio universal cuanto antes, si es posible la semana próxima”, dijo Leung Cheun-ying a la prensa.

El principal sindicato estudiantil de Hong Kong acogió este ofrecimiento con prudencia.

“Vamos a ver cómo convencen a la gente aquí”, declaró Lester Shum, secretario general adjunto de la Federación de Estudiantes de Hong Kong (HKFS) antes miles de personas.

 

– ‘Lo posible y lo imposible’ –

 

Queda por ver qué podrían dar de sí unas negociaciones.

China acepta el principio del sufragio universal para la elección del próximo jefe del ejecutivo en 2017, aunque quiere controlar el proceso electoral y las candidaturas a través de un comité con derecho de veto.

Pekín no cambiará de opinión, advirtió “C.Y” como llaman en Hong Kong al jefe del gobierno local. “La política es el arte de lo posible y debemos distinguir entre lo que es posible e imposible”, dijo.

La nueva propuesta del poder llega después de varios días de choques entre manifestantes y policías que emplearon las porras y aerosoles de gas pimienta.

Las imágenes mostradas en bucle por la televisión local de un manifestante golpeado por policías de paisano escandalizaron a los manifestantes e inquietaron a Washington, que pidió una “investigación clara y rápida”.

 

– Uso excesivo de la fuerza –

 

El movimiento prodemocracia ya había acusado a los policías de excederse cuando rociaron a los manifestantes con lacrimógenos el 28 de septiembre. Los policías también fueron acusados de pasividad cuando hombres de las tríadas, la mafia china, agredieron a los manifestantes.

“C.Y” declinó comentar esas imágenes. “No debemos politizar ese incidente”, se limitó a declarar.

El funcionamiento de Hong Kong, uno de los centros del capitalismo financiero internacional, lleva cerca de tres semanas está seriamente perturbado por este movimiento masivo de protesta que afecta a sus siete millones de habitantes.

Los contestatarios se ganaron primero las simpatías del público, pero los embotellamientos, la congestión de los transportes, el cierre de escuelas y comercios acabaron cansando.

The South China Morning Post, el diario en inglés más influyente de Hong Kong, instó el jueves a los manifestantes a dispersarse, por estimar que no cabe esperar nada de Pekín. “La campaña podría acabar de una manera que nadie quiere. Quizás ha llegado la hora de que los manifestantes piensen en retirarse y adoptar una nueva estrategia”, reza el editorial.

Síguenos por @800noticias