Petrolera mexicana Pemex tuvo pérdidas por USD 4.000 millones en 2T de 2014 | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

MÉXICO, (AFP) – La petrolera estatal mexicana Pemex volvió a registrar fuertes pérdidas por 52.988 millones de pesos (4.000 millones de dólares) en el segundo trimestre de 2014, cuando el Congreso está a punto de culminar una histórica reforma para abrir el sector a privados.

Estas pérdidas netas son superiores a los 48.997 millones de pesos (USD 3.698 millones) registrados en el mismo periodo de 2013, de acuerdo con el reporte de resultados trimestrales difundido este viernes por Pemex en su sitio electrónico.

Petróleos Mexicanos (Pemex), una compañía vital para la economía mexicana que viene sufriendo una gran caída de producción, explicó que sus pérdidas en el segundo trimestre se debieron principalmente al deterioro de algunos activos y a un mayor pago de impuestos.

Las ventas entre abril y junio ascendieron a 409.070 millones de pesos (USD 30.873 millones), un 4% superiores a las del mismo periodo del año anterior: 393.151 millones de pesos (USD 29.672 millones).

Sin embargo, el costo de esas ventas aumentó un 13% debido principalmente a mayores gastos de operación y costos de producción, argumentó Pemex.

La séptima compañía productora de crudo en el mundo, según sus propios datos, viene registrando fuertes caídas desde el año pasado.

En el primer trimestre de 2014 anunció pérdidas por unos 2.685 millones de dólares, mientras que en todo 2013 fueron de unos 12.480 millones de dólares, cifra que contrasta con la ganancia de casi 200 millones de dólares en 2012.

“Los requerimientos tecnológicos y financieros de Pemex son día con día más evidentes (…) Es insostenible continuar bajo el marco regulatorio” que ha prevalecido hasta ahora, dijo en conferencia Mario Beauregard, director corporativo de Finanzas de la petrolera.

Nuevo escenario de competencia

El gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) logró el año pasado la aprobación de una histórica reforma del sector energético a fin de que las empresas privadas -nacionales y extranjeras- puedan participar por primera vez desde la nacionalización petrolera de 1938 en el sector.

Con ello, gradualmente se podrán “revertir tendencias y resultados desfavorables como los que estamos observando”, estimó Beauregard, al asegurar que el panorama que promete la reforma motivó a que la agencia Moody’s elevara en junio la calificación de las emisiones de deuda de Pemex a A3.

El Congreso de México está cerca de concluir la aprobación de las leyes que reglamentan la reforma. El último paso que se necesita es la luz verde de la Cámara de Diputados, que ya ha convocado a un periodo extraordinario de sesiones a partir del lunes para debatir y votar las leyes.

Con la llegada de la tecnología de las petroleras privadas, la diversificación de riesgos y una menor carga fiscal para Pemex, el gobierno pretende revitalizar la producción de México, que en 2004 extraía 3,4 millones de barriles diarios.

En 2013, Pemex tuvo una media de producción de 2,52 millones de barriles y ha seguido bajando hasta los 2,47 millones del segundo trimestre de 2014.

La explotación de hidrocarburos en aguas profundas, un área inhóspita hasta ahora para Pemex, es una de las soluciones consideradas para frenar la caída de la producción.

La reforma y sus leyes reglamentarias han avanzado con los votos del oficialista PRI (Partido Revolucionario Institucional) y del conservador PAN (Partido Acción Nacional), mientras que el izquierdista PRD (Partido de la Revolución Democrática) trata de detener la legislación mediante la convocatoria de una consulta popular.

Tanto el PRD como un grupo de personalidades mexicanas, incluido el oscarizado director de cine Alfonso Cuarón (‘Gravedad’) han manifestado su temor a que la reforma derive en una privatización de las estratégicas rentas de Pemex.

La próxima pérdida de su condición de monopolio fue uno de los motivos por los que Pemex decidió vender en junio un 7,86% de acciones del 9,3% que poseía de la petrolera española Repsol, por un valor de 2.092 millones de euros.

En un marco inédito de competencia, ese dinero permitirá una mejor asignación de recursos financieros en proyectos e inversiones más rentables, argumentó Pemex.

Síguenos por @800noticias