Obama presenta medidas que definen la suerte de millones de inmigrantes | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Washington, | AFP. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, muestra este jueves sus cartas al presentar un histórico paquete de medidas que permitirían sacar de la irregularidad a casi la mitad de los más de 11 millones de inmigrantes no autorizados en el país.

Los decretos que el mandatario se propone anunciar podrían beneficiar en el corto plazo a aproximadamente 5,2 millones de inmigrantes en situación irregular en el país, en su mayoría adultos con hijos estadounidenses o con residencia autorizada.

Obama se decidió por la firma de los decretos ante la incapacidad de la cámara baja del Congreso, la Cámara de Representantes, de discutir y votar un proyecto de reforma migratoria que fue aprobado por el Senado en 2013.

La adopción de una completa reforma de todo el sistema migratorio era una promesa central en la campaña de Obama para su reelección, en 2012.

La propuesta motivó entonces una movilización pocas veces vista de la comunidad hispana en Estados Unidos, que resultó fundamental para que Obama consiga un segundo mandato presidencial.

Una calle sin salida

Pero el camino legislativo no arrojó ningún resultado, como todas las otras tentativas similares intentadas en el país desde 1986, cuando el entonces presidente republicano Ronald Reagan impulsó la última gran oleada de regularización de inmigrantes no autorizados.

Obama había anunciado a inicios de este año su determinación de usar su lapicero como presidente del Ejecutivo para firmar decretos caso la Cámara de Representantes no proceda a discutir y votar una ley al respecto.

Inicialmente postergó ese momento al fin del verano boreal y luego decidió dejar la firma para después de las elecciones legislativas que se realizaron el pasado 4 de noviembre.

Con la sólida victoria del opositor Partido Republicano, Obama se convenció de que el Congreso no actuaría y determinó la preparación de los decretos, ante la furia de los líderes republicanos.

“Todo el mundo está de acuerdo en que nuestro sistema migratorio ha fallado, lamentablemente Washington permitió que el problema se prolongara durante demasiado tiempo”, señaló Obama en un discurso distribuido por la Casa Blanca en la red social Facebook.

Obama adelantó que pretende “exponer (…) las cosas que puedo hacer en el marco de mi autoridad como presidente, para que el sistema funcione mejor”.

Reacción enérgica

Entre los dirigentes republicanos, que a partir de enero controlarán las dos cámaras del Congreso, la decisión de Obama de actuar de modo independiente, mediante decretos, es vista como un abierto desafío que tendrá consecuencias, a pesar de admitir que el mandatario tiene autoridad para eso.

Dirigentes republicanos ya adelantaron que podrán bloquear en el Congreso cualquier previsión presupuestaria para la aplicación de las medidas, y no ha faltado quien incluso mencione la posibilidad de iniciar un juicio político contra Obama.

Al firmar decretos, Obama “no estará actuando como un presidente sino como un monarca”, lanzó el senador opositor Ted Cruz.

“Es cómico. Es el mismo Partido Republicano que se niega a apoyar una reforma migratoria desde 2006”, respondió el senador demócrata Bob Menénez (quien, como Cruz, es de origen cubano).

La peruana Lenka Mendoza, quien mantiene una huelga de hambre desde hace 18 días frente a la Casa Blanca para pedir por una solución a su situación, dijo a la AFP que era necesario que Obama “se ponga los pantalones, él es el presidente”.

En un editorial, el influyente diario New York Times apuntó que la firma de los decretos era la victoria “del sentido común sobre la crueldad”.

Síguenos por @800noticias