Nuevas sanciones a Rusia | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Cuánto tiempo durará la ruptura y si se intensifica dependerá de la respuesta del presidente de Rusia, Vladimir Putin , y sobre todo de si se aleja de la escalada sangrienta de insurrección en el este de Ucrania que él ha alentado.

El presidente ruso no muestra la menor señal de ello. En todo caso, su beligerancia hacia Occidente y su preferencia por el aislamiento malhumorado están creciendo.

Después de meses de acciones inconexas, Estados Unidos y Europa finalmente armaron un paquete fuerte y coordinado de sanciones contra los bancos de propiedad estatal, y prohíben la exportación de tecnologías que necesitan las industrias del petróleo y de defensa de Rusia. Por sí solas, las sanciones no pondrán a Rusia de rodillas. Pero podrían hacer un daño real a su economía ya enferma

El derribo de un avión de Malaysia Airlines el mes pasado, al parecer por los separatistas apoyados por Rusia en el este de Ucrania, endureció la actitud hacia Putin. Su negativa a aceptar cualquier responsabilidad, y su intensificación del apoyo militar a los rebeldes después de la tragedia, convenció a los líderes europeos.

Algunos de ellos se habían opuesto a las sanciones que puedan perjudicar sus propias economías, pero esta vez no tenían más remedio que castigar al actual régimen ruso.

“No tenía que ser así”, dijo Barack Obama al anunciar las nuevas sanciones estadounidenses. “Esta es una elección que Rusia y el presidente Putin en particular hicieron.”

Las sanciones contra los bancos controlados por el Estado presentan la mayor y más inmediata amenaza para la economía de Rusia. De acuerdo con Bloomberg, VTB, Sberbank, Gazprombank y Vnesheconombank tienen alrededor de US$ 15,000 millones en bonos denominados en dólares, euros y francos suizos con vencimiento en los próximos tres años.

Las nuevas sanciones hacen que sea más difícil para los prestamistas como éstos incrementar sus acciones y deuda en los mercados de capitales occidentales. Sin acceso al financiamiento externo a largo plazo, las deudas serán más difíciles de pagar.

El flujo de capital internacional en Rusia ya ha caído. 

Los préstamos en dólares de los bancos extranjeros se redujeron a US$ 7,900 millones en el primer semestre del 2014, desde los US$ 25,000 millones del 2013; las empresas locales se han vuelto más dependientes de los bancos rusos controlados por el Estado como resultado.

Aunque los bancos estatales pueden aprovechar el ahorro interno, y tal vez de otras fuentes de financiación en lugares como China, habrá menos dinero disponible para financiar la inversión. Y si China ofrece dinero, sólo sería a cambio de un acceso preferente a los recursos naturales de Rusia.

Las sanciones no se dirigen a las exportaciones de energía de Rusia. Pero un embargo a la tecnología occidental limitará la capacidad de Rusia para explotar nuevos y difíciles campos en el Ártico y en otras partes, poniendo en marcha una posible disminución de los ingresos de hidrocarburos en los próximos años.

Sin embargo, los vínculos económicos de Rusia a Occidente no han sido cortados. Los estadounidenses han mantenido a Sberbank, el banco más grande de Rusia y el corazón financiero de su economía, fuera de su lista de sanciones por el momento.

Las restricciones a las exportaciones de tecnología para el sector del petróleo dejaron a la industria del gas visiblemente intacta, una concesión evidente para la dependencia europea del gas ruso.

Por otra parte, la Unión Europea ha prohibido a futuro acuerdos de defensa. Por ello la venta de Francia de buques de guerra por 1,200 millones de euros (US$ 1,600 millones) puede continuar como estaba previsto.

Por coincidencia, un día antes de que las nuevas sanciones se dieran a conocer, un tribunal holandés ordenó a Rusia pagar US$ 50,000 millones para compensar a los antiguos accionistas de Yukos, un productor de petróleo ya desaparecido, por la expropiación de la empresa por parte del Kremlin, hace más de diez años. Comentaristas rusos ven el premio y las sanciones como parte del mismo complot occidental.

Guerra a cualquier precio 

Putin contaba con vacilaciones y una corta capacidad de atención de Occidente para dejarle hacer lo que quisiera enUcrania sin mucho peligro o costo.

Las relaciones diplomáticas podrían sufrir, pero el verdadero dolor estaría ausente-cualquiera que sea el daño a la economía de Rusia o a la imagen de Putin en el extranjero, el premio de recuperar Crimea y mantener a Ucrania en deuda con Moscú valdría la pena.

Ahora está claro que los costos serán más altos de lo el presidente ruso contaba. Pero tal vez no lo suficientemente elevados como para hacer que se arrepienta. Dmitri Trenin del Centro Carnegie de Moscú, un centro de estudios, argumenta que Putin está luchando por la supervivencia política.

El presidente cree que se enfrenta a una elección entre galvanizar el apoyo en casa, permaneciendo desafiante o ceder a la presión internacional y la posibilidad de perder todo. En los días después del derribo del vuelo MH17, se hizo evidente que estaba preparando a sus partidarios políticos para una lucha larga y dolorosa.

El estado de ánimo en Moscú es ahora casi como el de un aislamiento. Diputados de la Duma, el parlamento de Rusia, están hablando de los beneficios para la industria rusa del hecho de que los consumidores opten por los productos nacionales.

Vladislav Inozemstev, economista, señala que la sujeción de Putin en el poder no depende tanto del crecimiento económico como de los salarios. Como resultado de las exportaciones de energía y un sector público inflado, los salarios pueden permanecer estables durante un tiempo, incluso cuando la economía se contraiga.

Cuando surjan problemas, pueden ser atribuidos a la conspiración de un Occidente hostil. La maquinaria de propaganda de Rusia sigue siendo poderosa. Una encuesta realizada por el Centro Levada demuestra que el 82% de los rusos cree que fuerzas ucranianas fueron responsables por el accidente del avión MH17.

Algunos personajes de la élite empresarial y políticos tienen dudas sobre el curso que Rusia ha establecido. Pero ellos dependen demasiado de favores del Kremlin como para decirlo públicamente.

Los gerentes de los bancos estatales, por ejemplo, no estarán contentos de perder fuentes de financiación a largo plazo en Occidente, pero saben que necesitarán apoyo financiero del gobierno para hacerlo ante cualquier bache que se avecine.

Teniendo en cuenta la opinión de Putin de lo que está en juego en su enfrentamiento con Occidente, una nueva escalada no sería nada sorprendente.

Putin cree que su propio futuro político depende de la defensa de la influencia de Rusia en la región- esta es la lección que extrae de la caída de la Unión Soviética. Su pesadilla sería ver a los rebeldes derrotados sin que Rusia reciba nada a cambio. Él preferiría ser un paria mundial que Mijail Gorbachov.

Información http://gestion.pe/opinion/nuevas-sanciones-rusia-estas-si-van-doler-2104502

Síguenos por @800noticias