Netanyahu a la ofensiva en Washington contra acuerdo sobre tema nuclear iraní | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Washington, Estados Unidos | AFP | El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, lanza este lunes su ofensiva en Washington ante el poderoso lobby pro-israelí, para sabotear un eventual acuerdo sobre el programa nuclear iraní, que Estados Unidos quiere por el contrario concluir en un mes.

Netanyahu se declaró “en misión histórica” para hacer saber lo que piensa del acuerdo que negocian las grandes potencias e Irán, para garantizar que la República islámica no fabrique una bomba atómica.

El Estado hebreo -considerado por la comunidad internacional como el único poder nuclear de Medio Oriente- se opone radicalmente al acuerdo y su jefe de gobierno lo reiterará en la jornada ante 16.000 delegados del grupo de presión American Israel Public Affairs Committee (Aipac) que celebra su conferencia anual hasta el martes en Washington.

También ese día, Netanyahu planea pronunciar un discurso solemne ante el Congreso, a invitación del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner. 

Esta decisión fue tomada a espaldas de la administración del presidente Barack Obama. Contrariada, la Casa Blanca criticó la semana pasada un gesto “destructor de las propias bases de la relación israelo-estadounidenses”, ya enfriadas desde hace meses.

“Tratamos de explicar a los estadounidenses lo que nos preocupa”, señaló el entorno de Netanyahu al desembarcar en Washington. Afirmando que cuentan con “excelentes informaciones” sobre el contenido del “acuerdo que se está por aprobar” con Irán, un alto funcionario israelí dijo que se trata de un proyecto “malo”.

En respuesta, el secretario de Estado, John Kerry, advirtió el lunes a Netanyahu -aunque sin nombrarlo- que no revele detalles sobre la negociación nuclear en curso con Irán.

“Estamos preocupados por informaciones” que indican que se podrían revelar “detalles selectivos” de las negociaciones “en los próximos días”, declaró Kerry durante una rueda de prensa en Ginebra.

Poco antes, Kerry había recordado dos puntos esenciales de las negociaciones con Irán. En primer lugar, “de momento, no hay acuerdo”, ni global “ni parcial” con Irán, afirmó. En segundo lugar, Washington prefiere una ausencia de acuerdo que “un mal acuerdo”. 

El primer objetivo de un acuerdo sobre el programa nuclear iraní es conseguir que “la seguridad de Israel sea más segura que en la actualidad”, añadió. 

Irán y el llamado grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) buscan un acuerdo global que autorice algunas actividades nucleares civiles, pero que impida el acceso de Teherán al arma atómica. A cambio, los países occidentales deberían levantar las sanciones internacionales que perjudican la economía iraní.  

Luego de un año y medio de negociaciones y un acuerdo provisorio en noviembre de 2013, el grupo 5+1 y Teherán deben firmar hacia el 31 de marzo un documento político completo y definitivo. Tendrán luego hasta el 30 de junio-1º de julio para finalizar los detalles técnicos.

A cambio de garantías sobre la naturaleza civil y pacífica de su programa nuclear, Irán obtendría el levantamiento progresivo de las sanciones estadounidenses, europeas y de la ONU. La comunidad internacional podría entonces cerrar más de una década de tensiones y crisis en Medio Oriente.

– “Misión histórica” –

Aunque no tiene reuniones previstas con el gobierno estadounidense, Netanyahu había calificado su viaje a Washington como una “misión crucial e incluso histórica”, a dos semanas de elecciones legislativas en Israel.

Ante el Aipac, Netanyahu reiteró su mensaje -como lo hará ante el Congreso- de que “el mundo no debe permitir que Irán obtenga la bomba atómica”.

También ante el lobby pro-israelí, la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Samantha Power, aseguró que “la diplomacia es el camino que preferimos para asegurar nuestro objetivo común”.

“Pero si la diplomacia falla, no permitiremos nunca, como todo el mundo aquí, que Irán se haga con el arma nuclear”, afirmó.

“El compromiso de Estados Unidos con la seguridad de Israel no terminará jamás”, aseguró.

Power, declaró además que “los ataques contra la legitimidad de Israel son sesgados, son odiosos, y Estados Unidos no descansará hasta que se detengan”. 

Las relaciones históricas entre Estados Unidos e Israel, regularmente presentadas por Washington como indestructibles, “nunca en la Historia fueron más estrechas que hoy, en materia de seguridad”, había reafirmando Kerry el domingo.

Síguenos por @800noticias