Muqrin, un príncipe liberal aspirante al trono de Arabia Saudí | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Riad, Arabia Saudita | AFP. El príncipe Muqrin Ben Abdel Aziz, de 69 años, nombrado príncipe heredero, era un confidente del extinto rey Abdalá y un aspirante liberal al trono del primer país mundial exportador de petróleo.

Nacido el 15 de septiembre de 1945 en Riad, Muqrin, el menor de los 35 hijos de Abdel Aziz, fundador del reino saudí, siguió una formación militar en Gran Bretaña antes de entrar en política.

Diplomado en 1968 en la prestigiosa escuela militar de Cranwell, sirvió en las Fuerzas Aéreas saudíes antes de ejercer, a partir de 1980, como gobernador de Hael (norte) y luego Medina (oeste).

En octubre de 2005, estuvo encargado de dirigir los servicios de información, una misión que le permitió completar su experiencia política y desarrollar sus relaciones internacionales.

Cerca de siete años más tarde, el rey Abdalá lo nombró, en julio de 2012, consejero y emisario personal.

En febrero de 2013, el príncipe Muqrin fue designado segundo vicepresidente del Consejo de Ministros, lo que abrió la vía a su nombramiento como futuro príncipe heredero.

Conocido por su modestia y por prestar atención a las preocupaciones de sus conciudadanos, el príncipe, que se interesa también por los temas agrícolas y astronómicos, es un partidario de la instauración de un gobierno en Arabia, país ultraconservador.

Padre de 15 hijos, seis varones, fruto de dos matrimonios, Muqrin preside, como los restantes miembros de la familia real, varias organizaciones sociales.

El decreto real que anunció el 27 de marzo de 2014 su nombramiento como futuro príncipe heredero le confirma en sus funciones de vicepresidente segundo del Consejo de Ministros.

Además, será proclamado soberano “en caso de vacío simultáneo en los cargos de príncipe heredero y rey”, según el decreto real que destaca que su nombramiento, decidido por “más de tres cuartos” de los 34 miembros del Consejo de Fidelidad y con el aval del flamante rey Salman, es irrevocable.

Pero una fuente política saudí afirmó que “siete príncipes miembros del Consejo de Fidelidad emitieron reservas”, una alusión a las divisiones dentro de la familia real en este nombramiento inédito.

Al contrario que Salman, Muqrin no forma parte del clan de los Sudairi, los siete hijos de misma madre, Hasa bin Ahmad al Sudairi, favorita del rey Abdel Aziz, fundador del reino.

De madre yemení, su accesión eventual al trono sentaría un precedente porque el rey ha sido siempre de madre saudí.

“El test de verdad llegará a la muerte de Salman, por cuanto Muqrin no forma parte de los ‘siete Sudairi’ y su nombramiento no ha respetado el derecho de mayorazgo”, estima Frederic Wehrey, especialista del Golfo del instituto Carnegie.

Su fama de liberal lo presenta sin embargo como garante de una continuidad en las reformas económicas y sociales iniciadas por el rey Abdalá.

Por otra parte, gracias la red de relaciones internacionales creada durante sus años al frente del servicio de información saudíes (2006-2012), el príncipe Muqrin está implicado en la política exterior del reino, incluyendo en Afganistán, Pakistán, Siria y Yemen, según los diplomáticos.

Muqrin es conocido por su declarada hostilidad con Irán, el vecino chiita al que una rivalidad histórica opone a Arabia Saudí, exacerbada por las ambiciones regionales de Teherán.

En un telegrama diplomático estadounidense de 2009, revelado por Wikileaks, Muqrin se inquietaba de que “la media luna creciente chiita se estaba convirtiendo en una luna llena”, en referencia la creciente influencia de Irán en Oriente Medio.

Síguenos por @800noticias