Militares turcos entran en Siria para llevarse restos de dignatario otomano | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Ankara, Turquía | AFP | Turquía evacuó en la noche del sábado, en una arriesgada operación militar, una tumba de un dignatario otomano y los 40 soldados que la custodiaban en una zona controlada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en territorio sirio.

 

La operación se decidió por el deterioro de la situación alrededor del enclave turco, de unos cientos de metros cuadrados de superficie, donde yace Suleimán Shah, el abuelo de Osmán I, fundador del imperio otomano, informó este domingo el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

 

“A las 21H00 (19H00 GMT), se llevó a cabo una operación con el paso de 572 tropas por el puesto fronterizo de Mursitpinar (sureste)”, dijo en rueda de prensa en el Estado Mayor de los ejércitos.

 

Unos 40 tanques entraron en territorio sirio, a unos 35 kilómetros de la frontera turca, apoyados por la aviación y por drones en el marco de esta operación denominada “Shah Firat”, explicó. No se registraron combates.

 

El gobierno sirio ha tildado esta incursión de “agresión flagrante” de su territorio. “Turquía no se contenta con proporcionar todo tipo de apoyo a las bandas del Estado Islámico, del Frente Al Nosra y a otros grupos terroristas vinculados con Al Qaida sino que también ha realizado al alba una agresión flagrante en territorio sirio”, aseguró el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

 

Las tropas turcas y los guardianes de la tumba regresaron a primera hora del domingo a Turquía y destruyeron todo lo que quedaba del lugar santo, apuntó.

 

Según el primer ministro, los restos del dignatario turco han sido repatriados temporalmente, si bien volverán a inhumarse próximamente en un nuevo enclave creado por Turquía en territorio sirio, en concreto, en la localidad de Eshme, a 200 metros de la frontera turca.

 

Las cadenas de televisión turcas difundieron imágenes de soldados turcos izando durante la noche una bandera turca en el nuevo enclave, que debe albergar los restos del abuelo de fundador del imperio otomano, muerto en el desierto sirio en el siglo XIII cuando huía del avance mongol.

 

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan felicitó al ejército por su “logro” e indicó en un comunicado: “Nuestra bandera seguirá ondeando en su nueva ubicación para que siga viva la memoria de nuestros antepasados”.

 

 

 

– Críticas de la oposición – 

 

El principal partido opositor turco dijo, por su parte, estar indignado por el cambio de ubicación del mausoleo. “Por primera vez en la Historia de Turquía, perdemos nuestras tierras sin combatir. Es inaceptable”, subrayó Gürsel Tekin, secretario general del Partido Republicano del Pueblo (CHP).

 

Un soldado turco perdió la vida en un accidente durante la incursión, aseguró el Estado Mayor de los ejércitos en un comunicado.

 

La tumba, trasladada en 1973 más al norte por la construcción de una represa, se considera como territorio turco desde la firma en 1921 de un tratado entre Francia, que ocupaba entonces la zona, y Turquía.

 

Con el nuevo cambio de ubicación, “Turquía no pierde ninguno de sus derechos en lo que se refiere al derecho internacional”, que le otorga un enclave en territorio sirio para este mausoleo, precisó Davutoglu. 

 

El actual gobierno islamoconservador turco muestra una especial predilección por el imperio otomano, tras cuya desintegración se fundó la República de Turquía en 1923. 

 

Tras el inicio de la guerra civil en Siria en 2011, Ankara rompió con su exaliado, el presidente sirio Bashar al Asad. El parlamento turco dio además su autorización el año pasado al gobierno turco para intervenir en Siria y en Irak contra el EI y para acoger tropas extranjeras en su territorio.

 

 

 

– Ofensiva kurda – 

 

Por otra parte, combatientes kurdos de Siria lanzaron el sábado una ofensiva contra los yihadistas del EI en la provincia de Hasseke, en el noreste del país, y los expulsaron de varios territorios, indicaron este domingo la ONG Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) y un partido político kurdo. 

 

Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) atacaron con la ayuda de la coalición internacional antiyihadista, que bombardea posiciones del EI en Siria e Irak desde septiembre. 

 

Las YPG “consiguieron avanzar y retomar una veintena de pueblos, granjas y aldeas en la región”, causando la muerte de unos 12 yihadistas, indicó el OSDH. 

 

 

Síguenos por @800noticias