Las protestas en Pakistán degeneran en enfrentamientos con la policía | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

ISLAMABAD, (AFP) – Con al menos 300 heridos y el lanzamiento de gases lacrimógenos y balas de goma, Islamabad era escenario este domingo de violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes que piden la dimisión del primer ministro, Nawaz Sharif.

Un balance anterior mencionaba 230 heridos en la violenta manifestación.

Miles de partidarios de los opositores Imran Khan, exestrella del críquet reconvertido en político nacionalista, y Tahir ul Qadri, un jefe religioso instalado en Canadá, acampan desde el 15 de agosto en Islamabad para exigir la dimisión de Sharif.

Los dos opositores avivaron en la noche del sábado la contestación al llamar a sus seguidores a acudir a la residencia oficial del primer ministro.

Los manifestantes desplegaron una gran grúa móvil para desplazar los contenedores gigantes que bloqueaban el acceso a la residencia, muy cercana al “enclave diplomático”, la zona donde están instaladas las principales embajadas.

Ante la llegada de miles de manifestantes, algunos provistos con palos, la policía paquistaní recurrió a los gases lacrimógenos y a las balas de goma, por primera vez desde que comenzó el movimiento de contestación.

“Los manifestantes quisieron invadir los edificios símbolos del Estado. Respondimos a su tentativa y seguiremos haciéndolo con toda la fuerza necesaria”, dijo a la AFP el ministro paquistaní de Defensa, Khawaja Asif.

Según fuentes hospitalarias, los enfrentamientos dejaron al menos 300 heridos, incluyendo mujeres y policías.

“Hemos recibido 164 heridos, dos de ellos en estado crítico”, había dicho a la AFP Wasim Khawaja, portavoz del Instituto de Ciencias Médicas de Islamabad, el principal hospital gubernamental de la capital.

“Unos 70 heridos fueron ingresados en nuestro centro, una veintena de ellos mujeres”, declaró por su parte el doctor Khurram Ghuman, del hospital Polyclinic, antes de que se conociera el nuevo balance de personas lesionadas en los enfrentamientos.

Las autoridades también bloquearon varios accesos por carretera a la capital, que seguía en calma más allá del escenario de los enfrentamientos.

 

– Las razones de las protestas –

 

El gobierno había pedido hace dos semanas, en virtud del artículo 245 de la Constitución, que el ejército protegiera los edificios estratégicos del centro de Islamabad, incluida la residencia oficial del primer ministro.

En este país con una historia jalonada de golpes de Estado, varios analistas sospechan que los opositores Khan y Qadri están dirigidos por los militares con el objetivo de debilitar a Sharif, o incluso de llegar a crear un caos que fuerce una intervención del ejército.

Según estos analistas, el ejército reprocha a Nawaz Sharif lo mucho que esperó hasta que lanzó en junio una operación militar contra los bastiones talibanes en la zona tribal de Waziristán del Norte, así como su intento de acercamiento a la rival India, y el intento de juicio por “alta traición” contra el general Pervez Musharraf.

Los opositores Khan y Qadri acusan por su parte a Nawaz Sharif de fraude masivo en las elecciones legislativas de mayo de 2013, que llevaron a su Liga Musulmana a la cabeza de un gobierno de mayoría, a pesar de que los observadores internacionales consideraron creíble la votación, aunque con ciertas irregularidades.

El ejército se impuso el jueves por la noche como árbitro del conflicto entre opositores y gobierno para sacarlos del punto muerto, pero su mediación no parece haber logrado calmar los ánimos.

El gobierno anunció que la dimisión del primer ministro “está fuera de toda cuestión”.

Síguenos por @800noticias