La guerra antiyihadista de Irak, un negocio para francotirador de EEUU | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Erbil, Irak | AFP. Tras haber abrazado la causa de los rebeldes libios y sirios, el estadounidense Matthew VanDyke ha cambiado el uniforme militar por el traje de tres piezas, y Trípoli por Irak, donde su empresa forma a los cristianos para el combate antiyihadista.

Este hombre polifacético -realizador, analista, guerrillero…- se dio a conocer cuando combatía con las fuerzas antirrégimen en Libia en 2011.

La película “Point and Shoot”, que cuenta su periplo de tres años en moto a través de África del norte y Oriente Medio, su lucha armada al lado de los anti-Gadafi y sus cinco meses como “prisionero de guerra” en cárceles libias, fue reconocido como el mejor documental en el festival de Tribeca (Nueva York) el año pasado.

Poco inclinado a la modestia, raramente tímido ante las cámaras, el estadounidense describe su película como “un aprendizaje acelerado hacia la edad adulta”. 

Ahora, VanDyke, de 35 años, ha reaparecido en el Kurdistán iraquí, donde su empresa privada de servicios militares -“Sons of Liberty International”- entrena a voluntarios cristianos que quieren luchar contra la organización Estado Islámico (EI). 

El año pasado, el EI irrumpió en la llanura de Nínive, en el norte de Irak, considerada como la cuna de los asirios, una de las comunidades cristianas más antiguas del mundo. Sus miembros se vieron obligados a huir ante el avance yihadista.

Sin embargo, algunas decenas de hombres se enrolaron en la Unidad de Protección de la Llanura de Nínive (NPU), una milicia financiada por grupos cristianos extranjeros, principalmente estadounidenses. 

La sociedad de VanDyke los ha formado durante un tiempo: “Es la continuación de mi trabajo de revolucionario”, explica el norteamericano mientras le da sorbos a un capuchino en un café de Erbil, capital del Kurdistán iraquí. “¿Cómo podemos quedarnos de brazos cruzados sin hacer nada?”

VanDyke es uno de esos occidentales -combatientes, miembros de asociaciones o donantes-, cada vez más numerosos en implicarse en Irak en una suerte de guerra privada paralela, en nombre del cristianismo, contra los yihadistas.

– De California a Erbil –

Si bien el estadounidense asegura que su sociedad está “registrada legalmente” en Estados Unidos, no esconde que opera “quizá en una zona gris” en Irak. 

Según un portavoz del Departamento de Estado norteamericano, interrogado por la AFP, se debe conceder un permiso para que una compañía preste servicios de defensa, principalmente de entrenamiento militar. 

Un detalle que no perturba particularmente a VanDyke.

“La actitud de Estados Unidos es generalmente la de mirar hacia otro lado cuando uno avanza en el buen sentido”, explica.  

Con sede en California y fundada por asirios estadounidenses, la Organización Americana Mesopotámica (AMO) financia a la milicia en gestación a través de su proyecto “Restore Niniveh Now”. 

Desde diciembre han recaudado 250.000 dólares para la NPU, el 80% procedente de Estados Unidos, asegura el presidente de la AMO, David Lazar, entrevistado por teléfono por AFP. 

No obstante, “Restore Niniveh Now” afirmó en un comunicado que la misión de formación de VanDyke estaba terminada y lo acusó de intentar aprovecharse con fines autopromocionales. 

La mayor parte de los fondos proceden de miembros de la comunidad asirio-estadounidense, como Joseph Baba, un vendedor de coches iraquí instalado en California desde hace quince años y que ha donado algo menos de 10.000 dólares.

“Creo firmemente que Oriente Medio debe cuidar a su población indígena”, explica por teléfono a AFP, refiriéndose a los cristianos de Irak. 

Si bien se planteó preguntas acerca de la legalidad de financiar a una milicia privada, Baba asegura que la AMO lo tranquilizó en ese sentido.

En Siria, donde el EI ha aprovechado la guerra civil que sacude al país desde hace casi 4 años para hacerse con extensas porciones del territorio, los yihadistas también han empezado a atacar a los asirios. Desde el lunes, tienen secuestrados a 220 miembros de esta comunidad en el noreste.

En respuesta, la coalición antiyihadista internacional, también activa en Irak, ha efectuado en esta región varios bombardeos contra las posiciones del EI. 

Síguenos por @800noticias