La doctora Omoruto, una heroína de la lucha contra el Ébola | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Monrovia, Liberia | AFP. Cuando la doctora Omoruto llegó en julio a Liberia al frente de un equipo de médicos ugandeses para luchar contra el ébola, se encontró con “escenas de película de terror”. El país más afectado por la epidemia espera ahora poder atajar la transmisión del virus.

 

Con 14 años de experiencia en esta temible fiebre hemorrágica, Anne Atai Omoruto formó, junto con una docena de médicos y enfermeras ugandeses, a cerca de un millar de sanitarios liberianos para tratar esta enfermedad, hasta entonces desconocida en África occidental, por cuenta de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Es mi vocación. Me comprometí a curar a la gente”, resume simplemente esta mujer robusta de 58 años, entrevistada por la AFP en el establecimiento que dirigía, la clínica Island de Monrovia, poco antes de regresar a su país, en el otro extremo del continente, a principios de diciembre.

Médico de familia y jefa del servicio de salud comunitaria del hospital Mulago de Kampala, se enfrentó a todas las epidemias de cólera, fiebre amarilla, fiebres hemorrágicas del virus de Marburgo o del Ébola —todas las “enfermedades exóticas” que se abatieron sobre Uganda desde 2000.

“Cuando la región África de la OMS lanzó una llamamiento a recursos humanos para ir a Liberia, respondí presente”, explica.

Casada y madre de cinco hijos, dejó entonces a su familia para ir a formar a los sanitarios del hospital JFK de Monrovia, el mayor de un país cruelmente desprovisto de médicos.

“Había más cadáveres que pacientes vivos. La gente se moría en su casa, en el mercado, en la calle, en los hospitales y en el único centro de tratamiento de Ébola que existía entonces”, recuerda con la tranquilidad imperturbable que la caracteriza.

Sacudida a pesar de todo por esta epidemia de una ferocidad desconocida, la doctora Omoruto trabajaba en un ambiente de “incredulidad, impotencia y de alguna manera de pánico”, interviniendo en la radio para desmentir la idea de que era imposible sobrevivir al ´Ébola.

Lentitud de la reacción internacional

Tuvo que esperar, sin embargo, tres semanas después de su llegada para que la OMS, criticada por su pasividad al principio de la crisis, declarara el 8 de agosto la epidemia “emergencia de salud pública de importancia internacional”.

 

La directora de la OMS, Margaret Chan, reconoció esta semana una reacción demasiado “lenta” a la catástrofe que, en un año, causó más de 6.500 muertos, casi todos en Guinea, Sierra Leona y Liberia, que concentra casi la mitad de las víctimas.

Porque como recordó a principios de mes el codescubridor del virus, el microbiólogo belga Peter Piot, para tocar la conciencia mundial “se necesitaron “un millar de muertos africanos y dos norteamericanos devueltos a Estados Unidos [a principios de agosto] porque habían sido contaminados” en Liberia curando a enfermos de Ébola.

Pero a la espera de la movilización de los refuerzos médicos y del material prometido por la ONU y las grandes potencias, los sanitarios africanos tuvieron que contar con sus propias fuerzas ante la explosión del virus en agosto y septiembre, con el apoyo de algunas oenegés internacionales encabezadas por Médicos Sin Fronteras (MSF).

La clínica Island, dirigida por la doctora Oromuto y con 120 camas, se vio desbordada desde su apertura el 21 de septiembre para desatascar los centros de tratamiento de Monrovia, obligados a rechazar enfermos.

La médico ugandesa dijo que había que tenido que calmar las angustias de un personal que tenía “el miedo metido en el cuerpo” ante los cadáveres que se amontonaban y poco acostumbrado a los monos antibacteriológicos.

El virus, que se transmite por los fluidos corporales, diezmó al personal sanitario de los países afectados, especialmente vulnerables debido a la escasez de efectivos médicos: unos 350 murieron, más de la mitad en Liberia.

Pero a golpe de valor y de obstinación, el número de muertos y la propagación empezaron a reducirse hasta llegar a uno o dos casos ingresados al día de la actualidad, contra 25 en el momento más crítico de la epidemia.

Anne Atai Omoruto recuerda “mucho júbilo y  cantos” cuando los primeros pacientes declarados curados salieron de la clínica Island.

Para ella, su misión no termina en las puertas del establecimiento. “No me quito la bata blanca hasta que estoy en medio de la población pero incluso en ese momento hago sensibilización y promuevo las consignas del gobierno contra el Ébola”, explica.

De vuelta en Uganda, puede por fin saborear su “éxito”, compartido con todos sus colegas. La revista estadounidense Time nombró a estos “luchadores del Ébola” personajes del año 2014.

Síguenos por @800noticias