Gobernador de California cuestiona refuerzo militar de Texas para frenar migración | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

MÉXICO, (AFP) – El gobernador de California, Jerry Brown, coincidió este lunes con el gobierno de México en que la problemática de los niños que migran solos a Estados Unidos debe abordarse desde una óptica humanitaria y no de seguridad, al cuestionar el refuerzo militar fronterizo que anunció Texas.

El fenómeno de los más de 57.000 niños indocumentados -la mayoría centroamericanos- que han cruzado a territorio estadounidense de forma ilegal y sin compañía de adultos desde octubre pasado debe abordarse desde “consideraciones humanitarias”, dijo en conferencia de prensa el gobernador, quien arribó a México el domingo para una visita oficial de cuatro días en la que se reunirá con el presidente Enrique Peña Nieto.

Sobre el despliegue de 1.000 soldados de la Guardia Nacional que anunció el gobierno de Texas para reforzar la seguridad migratoria en su amplia frontera con México, Brown abogó por que la medida sea implementada por un período corto y que estrategias “más sabias prevalezcan en los próximos meses”.

De su lado, el secretario (ministro) de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, respaldó en la misma conferencia la posición de Brown.

“Coincidimos en que cuando de menores no acompañados se trata, el aspecto humanitario debe ser el eje rector de nuestras acciones (…), nunca se podrá justificar el uso de fuerza pública militar”, dijo el canciller, quien sólo justificaría esta medida “si fuera en caso de asistencia médica o para apoyar logísticamente el transporte de personas”.

El gobierno mexicano ya había expresado la semana pasada su “preocupación” por el anuncio de Texas.

Este estado, que abarca más de la mitad de los 3.200 km de línea divisoria entre Estados Unidos y México, ha recibido con mayor fuerza la ola de menores migrantes, que superó al gobierno estadounidense al grado que ha tenido que albergar a los menores en bases militares mientras gestiona su repatriación.

“La migración del niño no puede, bajo ningún concepto, interpretarse como un problema de seguridad”, recalcó Meade, al asegurar que en los migrantes centroamericanos “no hay ninguna intencionalidad de violentar la integridad de la frontera con Estado Unidos”.

 

– Impulsar la vibrante frontera –

 

El canciller recordó que el Congreso estadounidense no ha logrado aprobar una reforma migratoria que abriría la vía a la ciudadanía a 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, dejando “a millones (de personas) en la indefinición y la incertidumbre”.

“Pueden erigirse muros, pero la gente, la cultura, las ideas y las inversiones fluyen”, y en este contexto puede ser problemático interrumpir el flujo migratorio, sostuvo Brown.

Para Meade, la frontera de Estados Unidos y México -una de las más transitadas del mundo y por donde se comercia más de un millón de dolares por minuto- debe ser “más dinámica y competitiva”.

Así, durante su gira en México -financiada por un grupo de empresarios estadounidenses-, el gobernador de California (oeste) firmará con el gobierno de México acuerdos destinados a impulsar la cooperación en educación superior, medio ambiente y comercio.

California, la octava potencia económica mundial y donde viven más de 11 millones de personas de origen mexicano, mantiene un comercio con México que asciende a 60.000 millones de dólares anuales.

Por su parte, México es el primer mercado internacional de California, con el que comparte una vibrante frontera de 225 km por donde cruzan miles de personas y mercancías diariamente, especialmente por el paso entre la mexicana Tijuana y la estadounidense San Diego.

Síguenos por @800noticias