El convaleciente mundo del automóvil se da cita en París | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

PARÍS, (AFP) – El mundo del automóvil se encuentra esta semana en París con renovados aires de optimismo tras la profunda crisis que acaba de pasar y pese a que las nuevas modas de movilidad parecen poner en peligro la supremacía del vehículo individual.

Primicias mundiales, carrocerías de ensueño, pabellones rutilantes, los 125.000 metros cuadrados del parque de exposiciones de la capital francesa se convertirá en la cita ineludible del Mundial del Automóvil, donde estarán representadas 260 marcas, de ellas, 71 fabricantes de vehículos.

Se espera la asistencia de más de un millón de visitantes entre el 4 y el 19 de octubre, pero las grandes marcas automovilísticas van destilando informaciones sobre sus novedades a medida que se acercan los días reservados a la prensa, el jueves y viernes.

Renault presentará la quinta generación del modelo Espace, que se transforma con una silueta de todo terreno.

Opel mostrará el nuevo Corsa; Smart sus pequeños coches urbanos; Volkswagen, a punto de arrebatar a General Motors el lugar de primer fabricante mundial, su gran berlina Passat.

La estrella del pabellón de Ford será el Mustang, modelo mítico que estará disponible por vez primera en los concesionarios europeos el año próximo.

En las conferencias de prensa, se esperan optimistas discursos de los dirigentes de los principales fabricantes automovilísticos, ahora que el mercado mundial prevé un crecimiento anual de más de 4% como media de aquí al fin de la década, según el gabinete de expertos PwC.

Pero esa cifra oculta situaciones muy distintas. China y los países emergentes de Asia siguen equipándose masivamente y Estados Unidos ha recuperado su nivel anterior a la crisis de 2008.

En cambio, aunque el crecimiento ha vuelto a Europa desde hace un año, sus habitantes compran todavía 20% menos de automóviles que hace siete años.

Y países que hasta hace poco eran considerados como los nuevos “Eldorado” del sector retroceden, como Brasil, Argentina, Tailandia y, sobre todo, Rusia, afectada por las sanciones con motivo del conflicto ucraniano.

En Francia, “el mercado se ha estabilizado hace pocos meses, pero la situación sigue siendo frágil”, estimó Rémi Cornubert, del gabinete Oliver Wyman, evocando índices negativos en términos de confianza de los consumidores, de desempleo y de acceso al crédito.

El Salón Mundial del Automóvil de París, considerado el mayor del mundo en términos de afluencia, tiene lugar en un país en el que se ve cada vez menos al coche como objeto de pasión. “Se tiene un auto por la necesidad de movilidad cotidiana, pero se lo considera banal”, indica Flavien Neuvy, director de un observatorio que realizó una encuesta sobre los automovilistas.

“El 60% de los franceses asocian el automóvil a las molestias que genera, como el ruido y la contaminación”. De hecho, según un sondeo de Promise Consulting, el coche con que más sueñan los franceses es un “híbrido o un eléctrico”.

Además, muchos consumidores, particularmente los jóvenes habitantes de ciudades, han optado por nuevas formas de movilidad que no pasan precisamente por el vehículo individual. Asociaciones para compartir trayectos, autolib (servicio de vehículos eléctrico compartidos por abono) o alquiler por parte de particulares tienen cada vez más éxito entre ese público.

“La cuestión que se plantea es si mañana la gente será propietaria del coche que utiliza para sus desplazamientos diarios”, resume Neuvy, una perspectiva que supone un reto para los fabricantes.

Éstos expondrán en París prototipos frugales: dos litros por 100 km para los híbridos de Peugeot-Citroën, y la mitad para el híbrido ultraligero de Renault.

 

Finalmente, el Salón será una ocasión de exponer los avances en materia de vehículos autónomos (que se conducen solos), prometidos para la próxima década.

Síguenos por @800noticias