Diez claves del fallo que selló el destino de Boudou | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Luego de casi dos años y medio de investigación, las “casualidades” se transformaron de repente en una catarata de pruebas contundentes, resumidas en 333 páginas, para procesar al vicepresidente Amado Boudou por el caso Ciccone. El juez Ariel Lijo finalmente optó por acusarlo de los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho, que más allá del concepto general de la coima implica obtener beneficios de un acuerdo ilícito. En este caso, el juez afirma que Boudou y su socio, José María Núñez Carmona, se quedaron con el 70% de Ciccone Calcográfica a cambio de realizar “los actos necesarios para rescatar a la empresa de la quiebra”.

 

Tal como había anticipado en el llamado a indagatoria, Lijo concluyó que Boudou y su socio son lo verdaderos dueños de The Old Fund (TOF), la pantalla jurídica utilizada para apropiarse de la imprenta y conseguir contratos millonarios como la impresión de billetes o las boletas electorales del Frente Para la Victoria.

 

Alejandro Vandenbroele cumplió la función de “presta nombre”. Para el juez, ya no hace falta la foto del vice con su testaferro.

 

¿Qué pruebas utilizó Lijo? En el fallo se mencionan informes de bancos, declaraciones de 75 testigos, informes de las líneas telefónicas de los imputados y sus allegados, pericias, informes contables, y una descripción detallada de la maniobra desplegada por Boudou y los suyos a partir de 2009, cuando Vandenbroele y Sergio Gustavo Martínez (conocido de Núñez Carmona) aterrizaron en TOF.

 

El juez Lijo y el fiscal Jorge Di Lello tuvieron la valentía de llamar a indagatoria al vice y luego de procesarlo, pero la causa tuvo en su comienzo el aporte valioso de otro juez (Daniel Rafecas), un fiscal (Carlos Rívolo) y un procurador general (Esteban Righi). Los dos primeros se quedaron en el camino por avanzar sobre Boudou, cuando gozaba del blindaje político del kirchnerismo.

 

El procesamiento se precipitó por las maniobras dilatoria s del vice y su gente. Aquí un resumen de sus claves principales:

 

 

 

1. Boudou y Núñez Carmona compraron el 70% de Ciccone.

 

El juez dio por probado que hubo un acuerdo ilícito para que Amado Boudou, aportando su condición de funcionario público, y su socio Núñez Carmona, lleven a cabo todos los actos necesarios –tanto lícitos como ilícitos– para levantar la quiebra de la imprenta, obtener un plan de facilidades de pago de la deuda con la AFIP y la contratación con el Estado Nacional. A cambio, se quedaron con el 70% del capital accionario de Ciccone. El fallo habla de un “desdoblamiento de funciones” entre Boudou y su socio.

 

 

 

2. Los contratos millonarios que obtuvo la imprenta luego del acuerdo con los Ciccone.

 

La sociedad Compañía de Valores Sudamericana S.A. y la Casa de Moneda firmaron un contrato que le garantizaba a CVS una producción equivalente 410 mil millones de billetes.

 

Aunque no tenía el certificado fiscal para contratar con el Estado, CVS también imprimió las boletas electorales del Frente para la Victoria en las elecciones de 2011 (Boudou era candidato a vicepresidente). Ese negocio fue tercerizado, porque la empresa no contaba con las máquinas necesarias.

 

 

 

3. El contrato de The Old Fund con la provincia de Formosa.

 

En febrero de 2009, Vandenbroele se presentó como socio del estudio “Alfaro Abogados” ante la administración de Fondo Fiduciario Provincial (FON.FI.PRO) para asesorar a la provincia en la reestructuración de su deuda. Un mes después, el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, Amado Boudou (como ministro de Economía) y Walter César Rodas suscribieron una Adenda al convenio original.

 

El 20 de mayo de 2010, The Old Fund SA emitió la factura “A” n° 0001- 00000003 a favor del FON.FI.PRO por la suma de $7.823.531,94. La firma no había tenido funcionamiento previo y contaba con una sola empleada.

 

Hay llamadas de Núñez Carmona a TOF entre el 31 de mayo y el 3 de junio de 2010, los días en que se extrajo el dinero cobrado por ese “trabajo”.

 

 

 

4. La relación entre Vandenbroele y Núñez Carmona.

 

La investigación comprobó que tenían una relación de amistad y laboral. “Esta relación fue reconocida por el propio Vandenbroele en sus descargos espontáneos, y por las declaraciones testimoniales de Florencia Ciccitti y Laura Muñoz”, destaca el fallo. ¿Cuáles son las pruebas?

 

Núñez Carmona fue novio de la prima de Vandenbroele, Guadalupe Escaray, quien ingresó como empleada a la ANSES cuando Boudou era su titular. Además, Núñez Carmona integró varias sociedades comerciales con una persona vinculada comercialmente a Vandenbroele: Sergio Martínez, quien detentaba el 3% de la empresa The Old Fund (TOF), objeto de esta investigación, cuando Vandenbroele era su accionista mayoritario. El juez destacó que Núñez Carmona “estaba frecuentemente en las oficinas de TOF”. Y que compró, a nombre de TOF, pasajes aéreos para él, su familia y sus amigos.

 

El socio del vice viajó con Vandenbroele a Río de Janeiro al menos dos veces. En el primer viaje, el 28 de abril, también estuvo Guido Forcieri, ex jefe de Gabinete de Boudou.

 

Los entrecruzamientos probaron que Núñez Carmona y Vandenbroele se comunicaban a diario, y con más frecuencia en fechas clave de la maniobra.

 

 

 

5. El vínculo entre Vandenbroele y Amado Boudou.

 

El titular de The Old Fund vivió en el departamento de Juana Manso 740. Se comprobó que los servicios de Cablevisión y teléfono estaban a su nombre. Y que pagó las expensas.

 

El vice y sus familiares viajaron con pasajes facturados a TOF. Llamativamente, los pasajes fueron comprados a través de la empresa Swan Turismo, donde trabajaba su ex pareja, Agustina Seguín.

 

Otro de los indicios que lo complica a Boudou es que trabajó en Ecoplata SA, donde figuraba como accionista Jorge Capirone, posteriormente vicepresidente de CVS.

 

Boudou no llamó a Vandenbroele, pero desde el celular de su secretario privado, Eduardo “Cachi” Romano se comunicaron dos veces (14 de septiembre de 2011 y 17 de octubre de 2011) con TOF. Hay más.

 

Desde un teléfono vinculado al entorno íntimo de Amado Boudou se comunicaron con Vandenbroele el 30 de agosto de 2010, dos días antes de que The Old Fund adquiera Ciccone Calcográfica.

 

“Las sociedades, las terceras personas que las integran, los domicilios, los llamados telefónicos y los vínculos personales permiten concluir que Boudou y Vandenbroele se conocían”, dice el fallo.

 

 

 

6. La evolución patrimonial de Boudou, su socio y Alejandro Vandenbroele.

 

Del análisis de las declaraciones juradas de los imputados se desprende una notable, y llamativa, diferencia entre el patrimonio de Vandenbroele y José María Núñez Carmona. En 2011, el titular de TOF registró un patrimonio neto total negativo de -235.324 pesos, mientras que ese año el mejor amigo del vice constituyó un patrimonio positivo de 9.100.822 pesos.

 

 

 

7. Negociaciones y reuniones previas al acuerdo.

 

Tras la quiebra de la imprenta, el 15 de julio de 2010, Nicolás y Héctor Ciccone buscaron un contacto político para lograr la aprobación de un plan de pagos en la AFIP. Para eso, Guillermo Reinwick, yerno de Nicolás Ciccone, habló con Gabriel Bianco, quien lo conectó con Boudou y Núñez Carmona. Para negociar la adquisición de la empresa, el vice y su socio se reunieron, de forma alternada, con integrantes de la familia Ciccone en diferentes ocasiones. El fallo detalla los encuentros en el hotel Hilton, en las instalaciones de Telefe, un almuerzo en el restaurante Bice, y otro encuentro en el I Fresh Market de Puerto Madero.

 

Aunque Bianco relativizó su gestión en las dos oportunidades que declaró como testigo, en la causa hay gran cantidad de comunicaciones con Núñez Carmona y Reinwick el día del encuentro en Telefe (29 de julio de 2010).

 

 

 

8. Boudou se involucró en el trámite ante la AFIP.

 

Tras una reunión entre Forcieri, Núñez Carmona y Rafael Resnick Brenner, jefe de asesores de AFIP, este último realizó un dictamen dirigido a Ricardo Echegaray donde consideró, de forma inédita en esa clase de trámites, que era “menester” obtener la opinión del entonces ministro.

 

Así, el 8 de noviembre de 2010 Boudou firmó la nota n° 154 dirigida a Echegaray donde opinó que, si bien no era de su competencia pronunciarse al respecto, “la concesión del plan de pagos se correspondía con las políticas generales del gobierno”. “Resnik Brenner dictaminó a favor de la concesión del plan de pagos ilegal, que, sin embargo, fue rechazado por Ricardo Echegaray a través de una enmienda a mano donde afirmaba que el plan debía ajustarse a derecho (Resolución 970)”, resume el fallo.

 

 

 

9. Sospechosos aportes de capital para levantar la quiebra.

 

El 3 de septiembre de 2010, TOF depositó en el expediente comercial de la quiebra 567.000 pesos en concepto de honorarios impagos a la sindicatura. Cuatro días después, Miguel Castellanos, director de la firma London Supply y conocido de la infancia de Núñez Carmona, Boudou y Vandenbroele, ordenó la transferencia de 1.800.000 pesos a la cuenta del fuero comercial. Finalmente, el 14 de octubre de 2010, TOF habría depositado 1.986.753 pesos.

 

 

 

10. Boudou interrumpió un contrato con la Casa de Moneda.

 

Con el objetivo de que Ciccone sea contratada por el Estado, Boudou habría interrumpido una licitación que tramitaba en la Casa de Moneda, que permitía el autoabastecimiento de la producción de billetes del Banco Central. La licitación preveía una inversión de 521.723.160 pesos, aprobada el 27 de agosto de 2009 por la Dirección Nacional de Inversión Pública del Ministerio de Economía. Luego de casi un año y medio de avanzado el trámite, Boudou –en su calidad de ministro– y Guido Forcieri “habrían ordenado verbalmente no otorgar el aval requerido por el Banco Nación para el otorgamiento del crédito necesario para efectivizar la compra de los equipos”. En noviembre de 2010, la Casa de la Moneda informó que no contaba con los fondos suficientes para constituir una carta de crédito por el total de la inversión. Y se cayó la licitación.

Síguenos por @800noticias