Colombianos esperan reanudación de diálogos de paz | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Transcurridos dos años del inicio de los diálogos de paz entre el Gobierno y las FARC-EP, colombianos de distintos sectores reclaman hoy la continuidad del proceso como único camino viable para finalizar el conflicto armado.

Pese a la incertidumbre tras la reciente suspensión de las conversaciones por el presidente Juan Manuel Santos, en las calles, portales digitales y las redes sociales crecen los llamados a defender las conversaciones contra viento y marea.

Adelante con las negociaciones, que terminen los enfrentamientos no las pláticas, tregua entre las partes beligerantes, son frases que se repiten en comunicados, tweets y perfiles de Facebook.

Líderes sociales y políticos, defensores de derechos humanos, campesinos, víctimas de la confrontación, ciudadanos de a pie, piden soluciones para resolver la crisis y repiten: no más guerra, la paz es ahora.

El avance de las negociaciones fue una noticia esperanzadora para las comunidades rurales, que viven a diario en medio de las balas, los desplazamientos y otros flagelos derivados de la confrontación, por lo que invitamos a los colombianos a movilizarnos para exigir que terminen las hostilidades, dijeron labriegos del valle del río Cimitarra, en el departamento Magdalena medio, situado en el centro-sur del país.

En un comunicado el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice), pidió seguir hasta el final el curso del proceso pacificador.

En tanto Marcha Patriótica convocó a una manifestación en Bogotá, apoyada por otros grupos progresistas, para llamar nuevamente a la paz.

En el congreso se alzaron también voces de respaldo a los ciclos negociadores con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP).

Más de seis millones de personas resultaron perjudicadas por la confrontación interna, la más prolongada del continente, que dura ya más de medio siglo.

Ese registro incluye unos 230 muertos, secuestrados, torturados, desaparecidos y desplazados.

Santos suspendió el viaje de los representantes gubernamentales a La Habana tras la desaparición del general Rubén Darío Alzate, en el departamento de Chocó, quien viajó en una embarcación sin escolta y de civil hasta el caserío Las Mercedes.

El mandatario responsabilizó a las FARC-EP con lo que llamó el secuestro de un alto militar al tiempo que cuestionó su presencia en la zona violando los protocolos de seguridad establecidos.

Ese sitio está clasificado como zona roja por la presencia de las FARC-EP.

En rueda de prensa desde La Habana voceros del movimiento insurgente reivindicaron la retención de Alzate junto a otras dos personas mientras transitaban por el área de operaciones de guerra.

Adicionalmente expresaron disposición para contribuir a solucionar esta situación y manifestaron su voluntad a fin de continuar con celeridad las conversaciones en Cuba.

Los últimos sucesos son consecuencias de dialogar bajo la guerra, opinan activistas los cuales abogan por el cese bilateral de los enfrentamientos.

Televisoras locales transmiten imágenes del gran operativo para tratar de localizar a Alzate en Chocó, con la movilización de más de mil efectivos del ejército.

El defensor del pueblo Jorge Armando Otálora llegó a la zona la víspera, a petición de la comunidad, muy inquieta ahora por el despliegue militar y sus posibles implicaciones para la seguridad en el lugar.

Con el ánimo de acelerar las gestiones y facilitar la reactivación de la mesa de conversaciones, se escuchan peticiones también a favor de la liberación de los retenidos.

Mientras circulan rumores de todo tipo y expresiones con diversos matices, en la nación se esperan pronunciamientos que favorezcan la salida a la crisis.

La apuesta de las mayorías es por la paz y la continuidad de las negociaciones, sin descartar declaraciones de dirigentes políticos, quienes alertan sobre los planes de sectores de ultraderecha para frustrar el proceso de distensión.

Hasta la fecha los equipos gubernamentales y de las FARC-EP lograron consensos en tres temas de la agenda pactada: reforma rural integral, participación política y drogas ilícitas.

La interrupción de los diálogos ocurrió a pocos días de la gira de Santos por Europa, en busca de apoyo para la ansiada etapa del postconflicto.

Fuente: Prensa Latina

Síguenos por @800noticias