Clubes cannabis de Uruguay avanzan en proceso para cultivar legalmente | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

MONTEVIDEO, (AFP) – Una quincena de clubes de cannabis iniciaron los trámites para legalizarse en Uruguay, en la nueva fase de implementación de la norma que reguló el mercado de la marihuana y que avanza a paso discreto en medio de la campaña para la elección del próximo presidente.

Al menos 10 clubes que integran la Asociación de Estudios del Cannabis del Uruguay (AECU) y otros seis de la Federación Nacional de Cannabicultores ya iniciaron los trámites para convertirse en asociaciones civiles, lo que les permitirá inscribirse en el flamante registro del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

Este registro les permitirá cultivar marihuana en forma colectiva, para consumo propio, según la ley aprobada en diciembre pasado y que reguló el autocultivo, los clubes y la venta de marihuana en farmacia, instancia todavía no implementada.

“Todos los clubes que iniciaron el trámite para ser asociación ya están funcionando”, dijo a la AFP Juan Vaz, vocero de AECU.

Estos clubes de membresía, según los denomina la ley, pueden tener entre 15 y 45 socios y plantar un número de plantas proporcional a la cantidad de integrantes, con un máximo de 99 y un tope de 480 gramos anuales por usuario.

Todos los clubes de AECU cultivan en interior porque “permite hacer varias cosechas al año en un espacio más reducido y más manejable”, explicó Vaz. “Son salas de 30 o 40 metros cuadrados, con luces especiales para horticultura, control de clima. Eso permite estar cosechando cada 63 días y tener varias cosechas al año”.

Vaz estimó que montar una sala de cultivo cuesta unos 10.000 dólares, costo que se reparte como matrícula entre los socios. Luego éstos pagan entre 2.000 y 2.500 pesos por mes (USD 82 a USD 103), para obtener 40 gramos por mes de cannabis.

“Es diez veces menos que lo que cuesta en el mercado negro, para el que fuma es muy accesible”, indicó.

En el departamento de Florida (centrosur), la Cofradía de la Hoja Roja es uno de los primeros clubes cannábicos del país. “Estamos funcionando sin mayores problemas”, contó a la AFP Julio Rey, integrante del club y presidente de la Federación de Cannabicultores.

El club, de 19 integrantes, cultiva en invernadero y se organiza en forma cooperativa, con una cuota de 1.000 pesos mensuales (USD 41) y un trabajo colectivo.

 

– Incertidumbre electoral –

 

Tanto Vaz como Rey coinciden en que la implementación de la ley se demora por las elecciones para elegir al sucesor del presidente José Mujica, principal impulsor de la polémica norma que es seguida con atención por el resto del mundo.

La regulación genera reparos en los dos candidatos que irán a un balotaje el 30 de noviembre: el favorito Tabaré Vázquez, del oficialista Frente Amplio, dijo que vigilará de cerca su puesta en marcha y planteó dudas sobre la idea de que el cannabis que producirá el Estado sea vendido en farmacias. El centroderechista Luis Lacalle Pou (Partido Nacional), en tanto, se pronunció contrario a la ley, salvo en los artículos que habilitaron el autocultivo y los clubes.

El hecho de que el oficialismo haya obtenido en primera vuelta una amplia ventaja sobre Lacalle Pou y mayoría parlamentaria alivió a los cultivadores.

“Nos da tranquilidad a todos”, dijo Rey. “Si bien sabemos que Tabaré tiene su visión particular de esto, es una persona con la que se puede apelar al diálogo, con la otra opción imposible”.

“Hasta hace muy poquito sobre nosotros pendía una especie de espada de Damocles, según quién gana va a ser nuestra suerte”, coincidió Vaz.

La apertura del registro para clubes, la semana pasada, se suma al inicio del registro de autocultivadores, que comenzó a fines de agosto.

El gobierno todavía tiene pendiente la venta de cannabis en farmacias, con un tope de 40 gramos mensuales por usuario. En agosto, una veintena de empresas — la mitad extranjeras — se presentó al llamado pare producir la marihuana pero aún no se anunciaron las empresas ganadoras.

Síguenos por @800noticias