Muerte de Nisman pesará en las elecciones argentina | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

La evolución de la investigación de la muerte del fiscal Alberto Nisman jugará un papel clave en el proceso electoral que vivirá este año Argentina y puede pasarle factura al oficialismo por la cuestionada gestión gubernamental del mayor escándalo político del mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

En medio de una tormenta política sin precedentes en una década, la mandataria se mantiene en su residencia de Olivos, en las afueras de Buenos Aires, sin aparecer en público desde el pasado 14 de enero, cuando el fiscal Nisman la denunció por supuestamente encubrir a los autores del atentado en 1994 contra la mutual judía AMIA, informó Efe.

El fiscal fue encontrado en su casa con un tiro en la cabeza en la madrugada del lunes, horas antes de comparecer ante el Congreso para detallar la denuncia que había presentado contra Fernández de Kirchner y varios de sus colaboradores por encubrir a presuntos terroristas iraníes.

Reclamo de pruebas 

La Presidenta, que inicialmente abonó la hipótesis del suicidio, dio un giro radical y atribuyó su muerte a una conspiración para desestabilizar al Gobierno urdida por exagentes de inteligencia.

La Justicia pide pruebas a la Presidenta y la oposición le exige que esté a la altura de las circunstancias como jefa de Estado y que abandone un comportamiento que el opositor Francisco de Narváez calificó de “adolescente”.

Mientras, la imagen de Fernández de Kirchner se desploma en las encuestas al mismo ritmo que la confianza en las instituciones en Argentina.

Alta fragilidad 

Para la analista Virginia García Beaudoux, la mandataria “se encuentra en una situación de alta fragilidad y muy complicada” que “afecta profundamente la confianza en el Gobierno”.

“Es una crisis de comunicación que hasta ahora ha sido mal manejada”, continúa la especialista, que subraya que Fernández de Kirchner, hasta ahora, “habla tangencialmente del tema pero no actúa como la gente esperaba que un presidente actuara en esta situación”.

“En esos momentos, ella se retira de la escena pública y su estrategia de comunicación es el silencio. Es una mala estrategia y una mala elección”, sostiene la codirectora del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano.

Si este escándalo se hubiese producido en vísperas de las elecciones presidenciales, convocadas para octubre, “habría tenido un efecto “catastrófico” para el oficialismo, pero “hay que esperar a ver qué pasa con este caso”, asegura.

El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, insistió que la denuncia de Nisman de 300 páginas, hecha pública por el juez Ariel Lijo dos días después de la enigmática muerte, no fue autoría del propio procurador. “Está plagada de horrores jurídicos. Está escrito pésimamente mal, es imposible que lo haya escrito el fiscal”, dijo a periodistas.

Dos de los 10 custodios que tenía asignados Nisman fueron sumariados hasta que expliquen por qué no alertaron más rápidamente que el fiscal no respondía a sus llamados.

 

Información El Universal

Síguenos por @800noticias