Inestabilidad en Venezuela incentivó a Cuba a acercarse a EEUU | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

La Habana, Cuba | AFP | Las dificultades políticas en Venezuela tras la muerte del presidente Hugo Chávez, principal benefactor de Cuba, incentivaron al presidente Raúl Castro a buscar un entendimiento con su archienemigo Estados Unidos después de medio siglo, estiman expertos.

“La normalización de las relaciones con Estados Unidos responde tanto a una estrategia de largo plazo como a la coyuntura de la inestabilidad que hay en Venezuela”, dijo a la AFP el analista Patricio Navia, de la Universidad de Nueva York. 

“A ojos del gobierno cubano, el acuerdo con Estados Unidos ofrece más oportunidades que problemas para Cuba. Hay riesgos, pero Cuba cree que tiene mucho por ganar”, agregó. 

Chávez, fallecido en marzo de 2013, convirtió a Venezuela en el principal aliado político y socio comercial de la isla, lo que ayudó a Cuba a ir saliendo de la crisis económica en la que se había sumido tras el colapso de la Unión Soviética, en 1991.

Cuba enfrenta desde 1962 un embargo económico estadounidense, que será flexibilizado pero no eliminado (lo que requiere aval del Congreso), según dijo el miércoles el presidente Barack Obama al anunciar el histórico acuerdo para normalizar las relaciones con la isla comunista.

“La Habana tiene mucho que ganar con el inicio de este proceso, especialmente en momentos en que su socio regional, Venezuela, enfrenta una grave inestabilidad”, escribió en un informe la empresa estadounidense de análisis Stratfor Glogal Intelligence.

“Cuba teme que una caída de la economía venezolana limite una de las fuentes de financiamiento de la isla y de los envíos de petróleo a bajo costo, mientras está intentando una transición hacia un nuevo modelo de economía y liderazgo”, agregó Stratfor.

Venezuela suministra a Cuba con facilidades de pago el 60% del petróleo que consume (2.759 millones de dólares en 2011) y le compra (por 5.400 millones de dólares en 2011) los servicios de unos 40.000 profesionales, entre ellos 30.000 médicos y paramédicos.

Cuando se deterioró la salud de Chávez a fines de 2012, se agitó entre muchos cubanos el fantasma de los difíciles años 90, cuando la economía de la isla se derrumbó tras el fin de la asistencia soviética, iniciándose el “Periodo especial”, en el que la vida cotidiana se volvió tortuosa, con apagones de hasta 16 horas al día, ausencia casi total de transporte y severa escasez de alimentos, ropa, calzado y artículos de aseo.

Aunque el “Periodo especial” oficialmente nunca ha terminado, la economía cubana comenzó a repuntar paulatinamente luego de que Chávez llegara al poder en 1999 y se convirtiera en el nuevo benefactor de la isla.

Venezuela enfrenta un complicado panorama económico a raíz de la caída del precio del crudo, que esta semana cayó a su nivel más bajo en los últimos cuatro años y se ubicó por primera vez debajo de los 60 dólares estimados en el presupuesto nacional de 2015.

Caracas obtiene el 96% de sus ingresos del petróleo y la baja en el precio se produce en momentos en que Venezuela es golpeada por una inflación anual de 63,4%, así como por la escasez de muchos alimentos y otros productos, y una aguda sequía de divisas.

“La situación de Venezuela es importante para el gobierno de Cuba”, pero “no surgió en nuestras conversaciones” para restablecer relaciones diplomáticas, dijo este jueves un alto funcionario estadounidense a periodistas en Washington.

Normalizar los lazos con Washington “es un esfuerzo más que hace el gobierno (cubano) para diversificar su economía y reducir la dependencia de Venezuela”, dijo a la AFP el economista cubano Pavel Vidal, de la Universidad Javeriana de Cali, Colombia, quien vaticina que una interrupción del comercio con Caracas provocaría una “recesión” de cuatro años en Cuba.

“Las inestabilidades y tensiones políticas bajo el gobierno de Nicolás Maduro, vuelven a colocar en primera línea el tema de la vulnerabilidad de la economía cubana”, escribió Vidal recientemente en un artículo.

Si hubiera una interrupción gradual, “se acumularía una caída de 4% del PIB”, pero si siguiera el “mismo patrón que con la URSS”, la baja sería de alrededor de 7,7% del PIB. En ambos casos habría “cuatro años de recesión”, según el economista.

“En ambos casos se trataría de un decrecimiento de la economía mucho menor que el acontecido tras la desaparición de la URSS, donde se acumuló un -35% entre 1990-1993”, señaló Vidal, explicando que “en 1990, las relaciones comerciales con la URSS representaban el 28,2% del PIB mientras que actualmente con Venezuela el porcentaje es de 18,3%, es decir, 10 puntos menos”.

Síguenos por @800noticias