Real Madrid sin Isco y Modric | 800Noticias
800Noticias
Deportes

La imagen del portugués Cristiano Ronaldo expulsado por golpear a un rival y su salida del campo, provocando a la afición del Córdoba limpiando el escudo de campeón del mundo de su camiseta, retrató a un Real Madrid desquiciado, sin rumbo en el juego ante la ausencia de Isco Alarcón y el croata Luka Modric.

Pese a la victoria por 1-2, la ausencia de los dos ‘magos’ en la construcción del juego del equipo de Carlo Ancelotti se sumó a un preocupante estado físico de los futbolistas del conjunto blanco en una semana que la plantilla madridista tuvo libre para preparar la visita al estadio El Arcángel y mostrar una mejoría en ese apartado, reseña Efe.

Ancelotti sigue descartando con rotundidad las rotaciones. Sus cambios son obligados cuando llegan lesiones o sanciones y la realidad la marcan jugadores como el alemán Toni Kroos, cada vez más alejado de esa imagen imponente en el centro del campo, que se imponía en todos los duelos individuales a sus rivales, se asociaba con rapidez con sus compañeros y hasta llegaba a la portería rival.

Sus números en pérdidas del balón y su poca precisión muestran su falta de frescura.

La paga un Real Madrid que ante el Córdoba fue superado en intensidad por su rival y registró el mayor número de pérdidas de balón de la temporada (46).

La falta de continuidad en jugadores como el alemán Sami Khedira o Asier Illarramendi no ayuda a solucionarlo. Los dos tuvieron la oportunidad de brillar ante la ausencia de Isco por una sobrecarga muscular y mostraron en el campo las razones por las que el club decidió fichar en el mercado invernal un jugador en su demarcación, el brasileño Lucas Silva.

El fútbol del Real Madrid frente al Córdoba, el más anárquico de toda su temporada, mostró la importancia que ha ganado Isco en el juego. La lesión de Modric modificó su estilo. A su calidad en el toque debió añadir mayor implicación defensiva.

Deja ya sobre la mesa un debate que encarará Ancelotti en mes y medio. Con el regreso de Modric, recuperado de su grave lesión, uno del centro del campo sobrará. Con el tridente ofensivo intocable (Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema), Isco solía ser el gran perjudicado y en el presente las miradas apuntan al colombiano James Rodríguez.

Eliminado de la Copa del Rey y liberado de más competiciones hasta el regreso de la Liga de Campeones, el cuerpo técnico esperaba una mejor imagen y en las oficinas del Santiago Bernabéu que el equipo recuperase la fortaleza de la racha de victorias con la que despidió 2014. Lejos de lograrlo, el Real Madrid dejó una hora preocupante en Getafe y una semana después su peor partido de la campaña en Córdoba.

Ancelotti se queda públicamente con el resultado, pero sabe que su equipo pasa por un pico bajo de forma. De momento no realiza ninguna modificación. No vuelve al 4-4-2 en busca de mayor equilibrio. La ocasión se le presenta por la expulsión de Cristiano Ronaldo.

A la espera de conocer el número de partidos que se perderá por sanción, dos como mínimo, ante la Real Sociedad y el Sevilla tendrá que innovar. Todo apunta a la continuidad de Khedira, desplazando a una banda a Isco, dada la nula confianza que el técnico demuestra en el mexicano Javier ‘Chicharito’ Hernández y la falta de ritmo de Jesé Rodríguez.

El Real Madrid tendrá una nueva semana para recargar la pilas, aislado del debate que se genera por el comportamiento de Cristiano Ronaldo. Le vendrá bien el descanso al portugués. Acabó el año sin chispa y en el inicio de 2015, pese a sus goles, no ha mejorado su forma física. Podrá descansar ahora y entrenarse para recuperar su mejor versión a su vuelta.

 

Información El Universal

Síguenos por @800noticias