Neymar da vida al Villarreal | 800Noticias
800Noticias
Deportes

De no fallar Neymar un penalti que hubiera podido sentenciar la eliminatoria, el Barça podría darse por virtualmente clasificado para la final de la Copa. Pero con el 3-1 en el marcador y con el equipo de Luis Enrique dominando al Villarreal, Messi cedió el lanzamiento de un riguroso penalti al brasileño, que andaba muy espeso, y Asenjo paró balón. El Barça está avisado: deberá ir a El Madrigal a pelear su cuarta final en cinco años y deja a los de La Plana ante una misión complicada, pero no imposible.

Ganó el Barça con justicia por 3-1 al Villarreal, en un partido en el que los errores penalizaron mucho a los que los cometieron. Y el Villarreal cometió más que el Barcelona. Y entre los amarillos, en cuestión de errores se llevó la palma Musacchio, un más que notable jugador, que tuvo un día como para no haberse levantado de la cama. Salió retratado en todas las acciones en contra de su equipo.

Aunque en el resultado se pareciera al partido de Liga que disputaron ambos equipos hace solo diez días, el planteamiento por parte de ambos fue muy distinto. Si en la Liga el encuentro se disputó en los espacios de la pradera en un toma y daca de carreras a campo abierto, en este nuevo enfrentamiento ambos equipos se taparon más. Especialmente el Barcelona, donde Luis Enrique colocó a Mascherano de mediocentro y a Rafinha como volante, en un claro intento de cerrar el grifo a las contras de Vietto y compañía. El resultado fue un Barça más equilibrado y más seguro, pero menos creativo. Mascherano se gana con facilidad y merecimiento las ovaciones del público (muy escaso de nuevo) cuando rectifica su posición y recupera balones, pero es incapaz de saltarse una linea de presión o crear una superioridad en un tres contra dos como hace Busquets. Y el equipo lo nota.

Le costó al Barcelona llegar con peligro ante Asenjo en el primer tiempo, porque el Villarreal no tenía vergüenza alguna en parapetarse ante su portero. La lesión de Bruno le facilitó el trabajo a los delanteros del Barcelona, que pudieron presionar la salida de balón del rival con más ahínco. Musacchio perdió un balón en el minuto 40 ante Suárez, que alternó jugadas maravillosas con fallos inexplicables, y asistió a Messi para que marcara el primero.

Con el 1-0, la segunda parte se planteaba, en teoría, como una guerra de trincheras. El partido se tenía que mover poco, pues el resultado podía satisfacer a ambos bandos. No obstante, un fallo de Suárez al perder un balón en una zona prohibida propició una cantada de Ter Stegen a chut lejano de Trigueros que empató el partido. El portero alemán anuló con ese fallo una gran intervención en el último minuto del primer tiempo.

Tardó un minuto el Barcelona en poner las cosas de nuevo en su sitio gracias a un arranque de genio de Iniesta, y tras la lesión de Jonathan dos Santos, la superioridad física del Barcelona se hizo evidente. Piqué marcó el tercero al comerle la tostada a Mussachio a la salida de un córner y el Barça ya veía la opción de convertir la vuelta en un trámite. El Villarreal estaba groggy y el Barça se imponía claramente con 25 minutos por delante.

El penalti por manos rigurosas -del pobre Musacchio otra vez- fue desaprovechado por Neymar, después de que Messi le cediera el lanzamiento. Ahí se acabó el partido y se reabrió una eliminatoria que hubiera quedado sentenciada en caso de que Neymar hubiese marcado.

Fuente: AS

Síguenos por @800noticias