Luis Suárez marca dos goles en partido amistoso con el filial del Barcelona | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Corrió como si de un juvenil invitado a jugar con el segundo equipo se tratase. Luis Suárez, a poco más de un mes para poder volver a jugar (si las lesiones le respetan estará listo para la visita del Barça al Bernabéu el 25 de octubre) demostró estar como un tiro. Aunque acabó agotado (jugó todo el partido) tras un esfuerzo considerable y víctima de inactividad, Suárez (jugó con el dorsal 7) peleó con insistencia, presionó como el primero, combinó con mucho acierto siempre de primeras, creó mucho peligro e hizo dos goles: se lo pasó en grande.

Pese a jugar contra un rival muy menor, la selección sub-19 de Indonesia, que prepara en España la Copa de Asia de la categoría, al delantero le vendrá muy bien el rodaje. Es su pretemporada particular, después de entrar casi en el último mes de castigo tras ser sancionado por cuatro meses en junio, cuando en el Mundial de Brasil mordió al italiano Chiellini y fue castigado por cuatro meses sin poder jugar con su equipo (entonces era el Liverpool y no el Barça).

Los goles. Ubicado en la punta desde el primer minuto, Suárez se movió por todos los espacios del ataque sin perder nunca la calma. Con el marcador roto desde los primeros instantes del choque (marcó Vermaelen de cabeza), sólo tardó 12 minutos el uruguayo en recibir la felicitación del equipo. Halilovic, la perla croata fichada este verano del Dínamo y que trata de jugar en el filial de Eusebio, le puso, con un toque de calidad, el balón al espacio. Demostró Luis tener buena carrera, estar ligero y mantener la habilidad como para cruzar el balón ante la salida del portero que, impotente, vio cómo la bola besaba el palo por dentro y acababa entrando en la meta. Se acabaron ahí los nervios.

Ya en la segunda parte, después de que Babunski hiciese el tercero antes del descanso, Suárez siguió a la suya, combinando y entendiéndose con Halilovic y logrando un buen gol. Fue el cuarto del equipo. Amarró la bola en la frontal, y tras fintar un par de veces, tiró a la derecha del portero asiático, que nada pudo hacer más que aplaudir.

El Barcelona B, reforzado con Luis Suárez y Vermaelen, ganó por 6-0 a la sub-19 de Indonesia. Mientras el belga apenas pudo aparecer, el uruguayo, despuntó. Le queda algo, pero apunta a famélico para su regreso a la competición oficial. Y será en el Bernabéu. Y asomará con Messi, Neymar, y compañía. Señores, agárrense, que vienen curvas. Y de las buenas.

Fuente: Diario AS

Síguenos por @800noticias