Luca de Montezemolo arroja la toalla en Ferrari | 800Noticias
800Noticias
Deportes

ROMA, (AFP)  Luca Cordero di Montezemolo arrojó este miércoles la toalla al frente del grupo automovilístico italiano Ferrari por la sequía de resultados en los últimos años de la marca de referencia de la Fórmula 1 pese a contar con el bicampeón del mundo Fernando Alonso en sus filas y al récord de ventas.

“Luca Cordero di Montezemolo dejará, a petición suya, la presidencia de Ferrari a partir del próximo 13 de octubre, después de las celebraciones del 60º aniversario de la presencia de Ferrari en Estados Unidos”, anunció en un comunicado Fiat.

La brusca salida del presidente de Ferrari fue decidida tras una serie de divergencias con el director general de Fiat, Sergio Marchionne, quien había pedido indirectamente la cabeza de Cordero di Montezemolo.

“Los resultados económicos de Montezemolo son muy buenos pero en el caso de Ferrari un dirigente debe ser evaluado por los resultados deportivos” y “hace seis años que no ganamos” pese a “tener los mejores pilotos del mundo”, afirmó Marchionne hace apenas tres días.

A pedido del mismo Montezemolo, dejará el puesto tras las celebraciones en América de los 60 años de la llamada casa del “Cavallino rampante”.

“Se cierra una era y se abre una nueva, diferente”, comentó Montezemolo durante una conferencia de prensa conjunta con Marchionne.

Según la prensa italiana, Montezemolo considera que Ferrari se transformó en una empresa completamente “estadounidense” tras la adquisición a principios de este año por parte del grupo Fiat, propietaria de Ferrari, de la totalidad del grupo estadounidense Chrysler.

De la salida de Montezemolo, de 67 años, quien hace 10 años era considerado uno de los 50 mejores ejecutivos del mundo tras asumir la presidencia de la Confederación de la industria italiana con el difícil desafío de recuperar el prestigio, la competitividad y la creatividad de la economía italiana, se hablaba desde hace tiempo.

Ferrari registra actualmente nuevos récords de ventas gracias a sus resultados comerciales en Estados Unidos y al desarrollo del mercado chino y aporta al grupo Fiat-Chrysler un volumen de negocios de dos mil millones de euros.

Uno de los puntos polémicos entre los dos dirigentes ha sido la decisión de Montezemolo de limitar la fabricación de automóviles de lujo a sólo 7.200 al año, una estrategia decidida para mantener el prestigio de la marca y que Marchionne al parecer quiere cambiar a 10.000 al año.

El silencio del presidente de Fiat-Chrysler, John Elkann, nieto del legendario dueño de Fiat, Gianni Agnelli, quien fue el “padre putativo” de Montezemolo desde los años 70, deja entrever que la influyente familia fundadora aprueba los cambios.

Ferrari es la escudería más famosa de la F1 desde 1950 y sus pilotos han ganado 15 veces el campeonato del mundo y 16 veces el campeonato de los constructores.

“El deseo común de que Ferrari pueda expresar todo su potencial en la pista nos ha llevado a tener algunas incomprensiones que se manifestaron públicamente el pasado fin de semana. Agradezco personalmente a Luca por todo lo que ha hecho por Fiat, por Ferrari y por mí”, escribió Marchionne en el comunicado, palabras que reiteró en la rueda de prensa.

Ferrari tendrá un papel importante dentro del grupo Fiat-Chrysler cuando salga a cotizar en la bolsa de Wall Street y la nueva gestión será clave para su éxito, reconoció Montezemolo, quien recibirá una prima de 14 millones de euros, según la prensa.

Marchionne desea crear un “polo de lujo” dentro de Fiat-Chrysler, con marcas como Ferrari, Maserati y Alfa Romeo, mientras Montezemolo quería mantener la independencia de la marca y permanecer tres años más a la cabeza de Ferrari.

Pese a la derrota el domingo en el circuito de Monza de Fernando Alonso, que se retiró por problemas eléctricos y de Kimi Raikkonen, que llegó en novena posición, Ferrari “sigue siendo una leyenda, un patrimonio para el mundo del automóvil”, recordó el francés Jean Todt, exdirector de la escudería, con la que logró 14 títulos mundiales.

La salida de Montezemolo fue bien acogida por la Bolsa de Milán, y el título Fiat ganaba 1,95% cotizándose a 7,845 euros hacia las 10:20 am GMT.

“La pasión por Ferrari de sus aficionados sigue intacta”, recordó Montezemolo, quien prometió durante la rueda de prensa conjunta que la casa volverá a cosechar triunfos.

“Salimos de un año feo porque hemos desestimado la importancia y las dificultades del nuevo sistema del motor, que no es tradicional. La Fórmula 1 entrará en un ciclo nuevo. Tenemos todo para volver a triunfar”, declaró.

Ferrari no obtiene un título mundial desde que Kimi Räikkönen lo alcanzó en 2007 y la marca constructora en 2008.

Paralelamente, uno de sus grandes rivales, Mercedes, invirtió más de 500 millones de euros en su nuevo motor V6 turbo híbrido y domina la temporada de 2014.

Marco Mattiacci, director de la escudería Ferrari, se fijó como objetivo el año 2016 para volver a ganar en las pistas.

Según la prensa especializada, Ferrari es una “escudería inmanejable”, que sólo pierde Gran Premios.

“Ferrari está en óptimo estado de salud. Montezemolo ha hecho un trabajo excelente. Se trata de un cambio generacional. La gestión deportiva es esencial para Ferrari, parte de su DNA”, aseguró por su parte Marchionne.

Síguenos por @800noticias