El Málaga saca un empate en la Rosaleda | 800Noticias
800Noticias
Deportes

El equipo de Luis Enrique estuvo serio en defensa pero no tiró entre los tres palos. El Málaga, muy combativo, estrelló un balón en el poste en una falta. Gris debut de Douglas.

El Málaga desquició a un Barça que se quedó a medias en La Rosaleda. Había dicho Luis Enrique antes de viajar a Málaga que lo que menos le preocupaba de la marcha de su equipo era mantener la portería a cero, que lo que quería era sumar puntos. Ayer se dio el plan contrario. El Barça volvió a realizar un partido impecable en defensa, aunque Bravo tuvo que salvar a su equipo en un gran lanzamiento de falta de Luis Alberto, y se dejó dos puntos en un empate a cero que coronó un partido espantoso en ataque.

Supo el Málaga descomponer a un Barça que no disparó entre los tres palos ni una vez en los 90 minutos. Tácticamente, Gracia le dio un buen repaso a Luis Enrique, pues el partido se jugó donde quiso el técnico navarro y al ritmo que marcó siempre el equipo local, que supo en todo momento cortocircuitar el juego de un Barcelona que esta vez no pudo desgastar a su rival y decidir en los minutos finales.

A favor del técnico blaugrana hay que decir que sus rotaciones no influyeron en el juego barcelonista. Donde hizo cambios el asturiano fue en la defensa y allí, tanto Piqué como Bartra estuvieron a gran nivel. Es más, fueron los mejores atacantes de su equipo. Caso aparte es Douglas, que debutaba con el Barça y que si bien no tuvo culpa de nada, tampoco aportó nada.

Fue en el centro del campo, donde Iniesta fue incapaz de gobernar el partido, y en ataque, donde no se vio ni a Neymar ni a Messi ni a Pedro, donde el Barça naufragó. Y en un naufragio, se echa en falta al patrón. El patrón en este equipo se llama Xavi. Y ya pueden cantar misa desde el banquillo blaugrana, que Xavi es, como mínimo, el jugador 15 de este equipo. Incluso en días como ayer, donde todo es espeso como un puré de guisantes.

El Málaga, por su parte, llevó el partido sin agobios. Únicamente la tontería quincenal de Weligton, que tenía que haberle costado la roja, les pudo descentrar, pero el colegiado estuvo generoso con los de casa. Justo empate entre unos que hicieron todo lo que pudieron y otros que no supieron hacer más.

Fuente: AS

Síguenos por @800noticias