La Neymardependencia pone en aprietos a Brasil | 800Noticias
800Noticias
Deportes

FORTALEZA (AFP) – Una victoria sudada y un empate sufrido: la selección brasileña, anfitriona del Mundial-2014, no ha mostrado aún la potencia y equilibrio que antes mostró, y aumenta cada vez más su dependencia en su astro Neymar.

Brasil y México sellaron un empate sin goles el martes en Fortaleza (noreste) y ambas suman cuatro puntos en el grupo A con los locales en la punta por saldo de goles.

La situación de la seleçao de Luiz Felipe Scolari no es desastrosa en el Mundial, una derrota sí hubiera colocado las cosas cuesta arriba, pero con un empate ante Camerún en la tercera fecha (23 de junio en Brasilia) avanzaría a la siguiente fase.

¿Qué le pasó a Brasil? “Tenía al frente un equipo bueno”, respondió cortante Felipao en la rueda de prensa. “Tenemos la manía de creer, nosotros los brasileños que los otros no juegan nada” y México “jugó con calidad, salió y sabe jugar contra nosotros”, siguió.

No en vano es considerada la piedra en el zapato de Brasil.

Es la primera vez desde el Mundial de 1978 que Brasil no llega al tercer juego de la primera fase con dos victorias. Fue además el primer empate entre Brasil y México después de tres contundentes victorias canarinhas en Copas del Mundo.

Algo debe estar haciendo bien el entrenador “salvador” Miguel “Piojo” Herrera.

– Neymar & Co. –

Scolari lo niega, pero Brasil depende de Neymar, la principal referencia en el ataque de los ‘amarelinhos’.

México supo marcar al ’10’ de la selección, que se echó el equipo al hombro, pues Oscar, el cerebro de la creación, estuvo apagado; los laterales Marcelo y Dani Alves asfixiados; Ramires, la opción por Hulk en la derecha poco rindió; y Fred, el “hombre gol”, se quedó de nuevo sin tocar el balón.

No quedaba otra que apelar al genio individual del atacante del Barcelona, que en el chance más claro de gol, se topó con una pared aún mayor: Guillermo Ochoa.

Una espectacular a un centro de Dani Alves que Neymar cabeceó con potencia, pero ‘Memo’ entró en el camino del balón y lo sacó con un manotazo a milímetros de la línea.

Era la noche de Ochoa, no de Neymar.

“Él no gana ni pierde solo, forma parte de un grupo, tiene un potencial a veces superior al de los otros y todo el mundo lo sabe, los jugadores lo saben. Vamos a hacer un trabajo para que tengamos oportunidades de ganar con o sin Neymar, con él más o menos marcado”, dijo Scolari.

¿Brasil sin Neymar? Impensable, sólo si ante Camerún recibe una tarjeta amarilla, que lo obligaría a perderse el partido de octavos de final contra el primero o segundo del grupo B, que podrían ser Holanda, España o Chile, equipos nada sencillos de vencer.

– Cambios –

Está claro que Neymar -el ‘garoto’ de la técnica insolente, capaz de desequilibrar a cualquiera- estará siempre en los 11 de Scolari. Los otros 10 siempre pueden cambiar.

Scolari aseguró que el equipo había evolucionado “10%” en relación al debut contra Croacia, que terminó con una victoria sufrida por 3-1.

¿Confianza en sus jugadores? “Ya dije 10 veces que son ustedes los que piensan en A, B, C o D. Yo monto mi equipo, si clasifica o no es asunto mío”, zanjó el técnico, que adelantó que podría hacer uno o dos cambios ante el combinado africano.

Brasil quiere ver ese equipo aplanador que ganó invicto la Copa Confederaciones hace un año y ganó de nuevo la confianza del ‘torcedor’, que el martes llegó a ser opacado por una ruidosa hinchada mexicana, que siendo minoría se hicieron sentir desde el himno, cantado a todo gañote, hasta el “Ay ay ay… Canta y no llores” del tradicional “Cielito Lindo”.

Fue empate con gusto a victoria. México quería sumar puntos y se fue con uno.

“Demostramos que el equipo está para jugar de tú a tú a quien sea”, dijo el “Piojo”.

Felipao afronta la Copa como una escalera, sólo que los peldaños se complican. Si consiguiera superar los octavos, los rivales serían igualmente complicados, incluyendo a uno del llamado Grupo de la Muerte (Italia, Uruguay, Inglaterra y Costa Rica) o a Colombia, que arrancó inspirada.

“Un escalón a la vez”, dice Scolari… Sólo que con el equipo en los hombros, Neymar podría perder en cualquier momento el equilibrio.

 

Síguenos por @800noticias