La barba está de nuevo de moda en Francia | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

PARÍS (AFP) – Seria y docta, como la de los filósofos griegos, o desaliñada como la de los beatniks: la barba, desaparecida durante décadas, está de nuevo de moda en Francia, para felicidad de los barberos.

En la tapa de la revista gay Têtu de julio-agosto, dos hombres con las barbas perfectamente cuidadas se abrazan.

En el desfile de la casa de moda francesa Maison Martin Margiela, a finales de junio, varios hombres ostentaban con orgullo pobladas barbas, entre ellas algunas rojizas, como las de los vikingos.

También el talentoso creador brasileño Gustavo Lins escogió a un hombre con una barba tupida para presentar algunas de las elegantes prendas que propuso en la pasada Semana de la Moda Masculina de París.

Y la marca Zadig et Voltaire escogió para su última campaña de publicidad a un joven barbudo, montado en una moto.

No hay más que hojear una revista para ver a actores, productores y directores de Hollywood, como George Clooney, Ben Affleck y Brad Pitt, o a ex estrellas del fútbol como David Beckam, lucir barbas que les sientan muy bien y acentúan su virilidad.

El fenómeno de las barbas apareció hace menos de dos años entre “los franceses que siguen e imponen las tendencias en la moda”, explicó a la AFP Laurent Cotta, historiadora de moda, señalando que ahora esa tendencia “se está democratizando”

La moda de la barba “es cíclica”, resaltó la experta, recordando que la barba data de la antigüedad, cuando los filósofos griegos ostentaban floridas barbas.

Pero la barba como símbolo de “virilidad guerrera” remonta al rey francés Francisco I (1515-1547), que se a dejó crecer vellos faciales para disimular una cicatriz en el mentón, recordó.

A mediados del siglo XX, cuando ya no estaba de moda en los círculos de poder, “la barba reapareció con los beatniks”, que querían poner en evidencia su menosprecio por el mundo de las apariencias, observó Cotta.

“El vello facial masculino es un signo de rebelión (…). Jesucristo es considerado por algunos como el primer hippie”, comentó.

El fenómeno desapareció, hasta que la barba de 2 a 3 días triunfó en la década del 90. “Después, los hombres la dejaron crecer y hacerse espesa”, dijo Cotta, resaltando que hoy se asocia a hombres que usan tupidas barbas con profesiones artísticas.

“Es mucho más fácil usar barba si se trabaja en sectores artísticos y culturales que si se trabaja en un banco o en una oficina”, señaló la historiadora.

Antoine Ettori, diseñador gráfico de 28 años, se dejó crecer la barba hace un par de años. “No soy el único en mi profesión”, dijo, expresando que las barbas son bien vistas en este sector.

“Exige más cuidados y mantenimiento que si me afeitara, porque la recorto regularmente, casi una vez al día, para no dar un aspecto desaliñado. Y mi barbero la cuida muy bien”, explicó.

La francesa Sarah Daniel-Hamizi abrió hace diez años su salón “La barbera de París”, en el barrio nueve de la capital.

“Mi clientela es cada vez más numerosa (…)”, se congratuló, señalando que los más asiduos vienen a acicalarse una vez por semana.

¿Quiénes son sus clientes?, le preguntó la AFP. “Homosexuales y heterosexuales, sobre todo profesionales y cuadros superiores”, respondió la estilista, que cobra 18 euros por recortar la barba, 27 por esculpirla y 7 euros por una depilación de pómulos o de los orificios nasales.

“La barbera de París” propone también color, peinado y hasta maquillaje efímero para una barba.

Sarah Daniel-Hamizi notó también que las barbas “cada vez más aceptadas si se las cuida bien” y se considera que dan “un aspecto viril”.

“Son un medio de seducción, como la cabellera para las mujeres”, opinó la especialista, que señaló que la barba permite disimular cicatrices, acné, y en caso de calvicie, atraer la mirada hacia la parte baja del rostro”.

Los barberos son cada vez más numerosos en París, observó, apuntando que se trata de un oficio “que requiere mucha técnica y una precisión casi quirúrgica”.

Síguenos por @800noticias