Presidente del Bayern reconoce fraude fiscal masivo al iniciarse su juicio | 800Noticias
800Noticias
Deportes

MÚNICH, (AFP) – Uli Hoeness, presidente del Bayern de Múnich, reconoció este lunes haber defraudado al fisco alemán durante años, al iniciarse su juicio que podría costarle una pena de cárcel.

“Evadí impuestos”, reconoció el presidente del club de fútbol más laureado de Alemania, de 62 años de edad, poco después de iniciarse el juicio, que durará cuatro días.

El directivo reconoce haber defraudado al fisco alemán al menos 18,5 millones de euros, según documentos de su defensa que podían consultarse este lunes.

El dato se desprende de los documentos bancarios que el abogado de Hoeness facilitó al tribunal hace unos días.

En un primer momento, la fiscalía de Múnich acusó a Hoeness de no haber pagado 3,5 millones de euros de impuestos. El presidente del club de fútbol había omitido declarar a la administración fiscal 33,5 millones de euros de beneficios, gracias a una cuenta secreta en Suiza.

“Lamento profundamente mi comportamiento delictivo”, afirmó Hoeness, tan conocido en Alemania como las estrellas de su equipo, añadiendo que quiere esclarecer “este triste capítulo de su vida”.

El directivo recordó que destinó cinco millones de euros a obras sociales.

“No soy un parásito de la sociedad”, hizo valer.

El presidente del Bayern optó en enero de 2013 por denunciarse a sí mismo al fisco, para regularizar su situación. Este procedimiento permite solucionar el caso pagando una fuerte multa, y le evita al autor del fraude exponerse a un castigo por la vía penal.

Sin embargo, la fiscalía de Munich considera inválido este procedimiento, pues está convencida de que Hoeness temía ser denunciado en breve por la prensa.

De hecho, por esa época los medios alemanes estaban siguiendo la pista de una cuenta en Suiza de un importante directivo del mundo del fútbol, cuyo nombre no habían revelado aún.

Hoeness fue detenido el 20 de marzo de 2013 y liberado posteriormente tras pagar una fianza de cinco millones de euros (6,8 millones de dólares). En aquella ocasión se registró también su inmensa villa al bordo de un lago en Baviera.

Si el tribunal acepta su autodenuncia como válida, el acusado podrá solucionar el caso con una multa. Pero si considera que optó por esta estrategia demasiado tarde, se expone a una pena de hasta diez años de cárcel.

En los casos de fraude fiscal, cuando el monto supera el millón de euros, los tribunales alemanes suelen pronunciar penas de prisión. Un riesgo real para Hoeness, que será procesado por un juez famoso por su rigor.

A pesar del escándalo, el directivo ha logrado mantenerse como presidente del Bayern gracias al apoyo de los poderosos accionistas del club: Adidas, Audi y Deutsche Telekom.

Una condena lo obligaría muy probablemente a dejar de presidir el Bayern, el club donde hizo toda su carrera como jugador y como directivo.

Hoeness, delantero del Bayern y de la selección alemana que ganó el Mundial de 1974, vio su carrera de jugador arruinada por una lesión.

Retirado de los terrenos de juego a los 27 años, en 1979 se convirtió en el entrenador, y tres décadas después en presidente del club, del que hizo uno de los más ricos y competitivos del mundo.

También creó una floreciente empresa de salchichas bávaras, cuyo control cedió a sus dos hijos.

Antes del escándalo, Uli Hoeness estaba considerado como una autoridad moral en Alemania, donde se apreciaba su vida aparentemente sencilla al lado de su mujer, con la que lleva casado 40 años.

También era un invitado regular de la televisión alemana, y políticamente es cercano a la canciller conservadora Ángela Merkel, que dijo estar “decepcionada” por su comportamiento.

Síguenos por @800noticias