Manu Ginóbili aportará a los Spurs su experiencia de cinco finales NBA | 800Noticias
800Noticias
Deportes

SAN ANTONIO (AFP) – El argentino Emanuel Ginóbili jugará su quinta final de la NBA en 12 temporadas, y su experiencia en estos lances resultará vital para los San Antonio Spurs en la serie por el campeonato que se inicia el jueves contra Miami Heat.

Ginóbili, el mejor jugador argentino de todos los tiempos, junto a Tim Duncan y Tony Parker conforman la veterana Troika de los Spurs, ganadora de tres de los cuatro títulos que posee la franquicia.

“Esta es mi temporada 12 y de verdad cada año pienso que tenemos oportunidad real de ganar el campeonato”, señaló Ginóbili. “Esa es la gran cosa de jugar para una franquicia como esta, con estos compañeros”.

El jugador de Bahía Blanca tiene el cuño de los vinos añejos, y a poco más de un mes de cumplir los 37 años, el 28 de julio, ostenta unas estadísticas de playoffs superiores a otras leyendas a esa edad.

En su habitual papel de sexto hombre, Ginóbili tiene en estos playoffs promedios de 14,3 puntos (2,9 más que los playoffs del pasado año), 4,1 asistencias, 3,3 rebotes y 1,7 robos de balón por juego.

Su maestría se muestra en varias estadísticas comparativas. En el 2005, cuando estaba en su más alto nivel físico en la NBA, registró 4,2 asistencias por partido, una décima más que lo conseguido en los playoffs de este año.

Su efectividad actual en tiros de campo es de 42%, mejor que lo conseguido en 2007, cuando ganó su último título, y el 38,3% en triples en esta postemporada es su registro más alto de los últimos seis años.

Sus 14,3 puntos por juego superan el promedio de dos leyendas en el mismo rango de edad que Ginóbili: Wilt Chamberlain promedió 10,4 puntos en su penúltima postemporada en la NBA, y el legendario Larry Bird, con 35 años, alcanzó los 11,3 puntos de media en playoffs.

Si bien estos son números respetables, el base-escolta argentino aporta en la cancha mucho más que estadísticas.

Su dominio de los fundamentos basquetbolísticos, amplia visión del juego y versatilidad como jugador de equipo, le garantizan al técnico Gregg Popovich un parteaguas en momentos de apuro.

Elegido en el puesto 57 de la segunda ronda del draft de 1999, los Spurs le dejaron jugando en la liga italiana hasta que le llamaron en el 2002, al terminar el Campeonato Mundial de Indianápolis, en el que lideró a Argentina al subtítulo.

En ese Mundial, Ginóbili quedó en el quinteto ideal, y fue factor de peso para que Argentina le rompiera el invicto histórico al Dream Team de Estados Unidos, al vencerle 87-80 en cuartos de final.

Pronto, el chico argentino de la gran nariz se convirtió en uno de los jugadores clave de los Spurs, consiguiendo el campeonato de la NBA en su temporada como novato (2003), y dos más en 2005 y 2007.

Seleccionado dos veces al Juego de las Estrellas (2005 y 2011), en 2008 fue nombrado Mejor Sexto Hombre de la NBA e incluido en el tercer mejor quinteto de la liga, distinción que volvió a repetir en el 2011.

A los 36 años, Ginóbili es un jugador universal, con un mortal tiro de triple, anticipación para robar el balón, olfato para el ataque al canasto y capaz de jugar como alero o armador, dada su precisión y creatividad en los pases.

San Antonio necesitará más que nunca de su gran talento, teniendo en cuenta que el base Tony Parker jugará esta serie entre algodones, debido a su reiterada tendencia a lesionarse.

 

Síguenos por @800noticias