Magallanes indetenible | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Tensión, emoción, incertidumbre. Estos fueron lo elementos que predominaron en un encuentro entre dos grandes rivales como Tigres de Licey, de República Dominicana, y Navegantes del Magallanes, de Venezuela, que favoreció al anfitrión de la Serie del Caribe 2014 con pizarra de 2-1, para continuar invicto y asegurar el primer lugar.

La lluvia puso en vilo el juego en varias oportunidades. De hecho, hubo un retraso de una hora, aunque afortunadamente no trastocó la rapidez con la que se desarrolló el compromiso.

El cierre del noveno tramo, con Jean Machí en la lomita, causó tensión en los parciales del lado venezolano. Con una ventaja de 2-0 y un out en la pizarra, Francisco Peguero logró dar hit dentro del cuadro.

Héctor Gómez pescó un envío del cerrador, para así dar una línea hacia la izquierda que se convirtió en doble y fletó al corredor. En la jugada, la carrera del empate se colocó en la tercera base.

Vino un boleto para Ronny Paulino (sustituido por el corredor Wilson Valdez) que extendió la película de suspenso.

Pero una línea de Julio Lugo, capturada por el guante de Machí, obligó a una doble matanza que le dio punto final al encuentro.

“Hemos tenido la confianza de estar preparados para la situación”, dijo el cerrojo navegante. “Gracias a Dios hemos podido salir de los encuentros apretados (…) Simplemente vi la pelota que venía y me acordé del juego de la final contra Caribes que me dio la pelota en la mano”.

Hubo mucha emoción, pues el pitcheo de Magallanes maniató a los quisqueyanos. Comenzó con Tyson Brummett, quien salió en el cuarto.

Continuó una hermética labor del refuerzo Elvis Araujo, para darle paso a Hassan Pena y Juan Carlos Gutiérrez, quienes se encargaron del séptimo y octavo capítulos.

“Definitivamente, los refuerzos vinieron a quitar la debilidad. Nos han dado lo que esperábamos”, aseveró el manager de Magallanes, Carlos García.

Precisamente, Cory Aldridge y Eduardo Escobar -traidos de la tribu oriental- empujaron las únicas dos rayitas venezolanas.

Por su parte, Araujo vino en un momento clave, luego de la pausa causada por la lluvia, para continuar el dominio.

“Desde que me dijeron que iba a lanzar, trabajé fuerte en el bullpen”, contó el zuliano sobre su labor en este cerrado duelo con los dominicanos.

 

Información El Universal

Síguenos por @800noticias