El venezolano Pardo ya inició cuenta atrás para estar en Pyeongchang-2018 | 800Noticias
800Noticias
Deportes

SOCHI, (AFP) – Antonio Pardo, el primer venezolano en competir en una prueba de esquí alpino en unos Juegos Olímpicos de Invierno, cuando participó el miércoles en el eslalon gigante de Sochi-2014, no quiere estar solo dentro de cuatro años en Corea del Sur en 2018.

El esquiador de 43 años, que se cayó en la primera parte de la carrera, al salirse la fijación de un esquí, estaba este jueves feliz por su participación y deseoso de estar en Pyeongchang dentro de cuatro años, con la esperanza de que otro venezolano lo acompañe.

“Claro que sería posible. Trabajaremos para ello. Hay una muchacha que esquía muy bien eslalon y gigante y que tendrá edad suficiente para participar. Vive en Venezuela y va a entrenarse a Francia. Si yo continúo también, podremos ser dos, claro que sí. Esa es la idea”, afirmó Antonio Pardo este jueves a la AFP.

Pardo, que trabaja en banca y divide su tiempo entre su país y Suiza, comenzó a esquiar con 18 años y en 2012 fundó la federación de su país.

“Con la federación seguiremos y haremos todo lo posible para que Venezuela esté presente en Corea. Haré todo lo que me corresponda para tratar de estar y si no soy yo ojalá que venga alguien que sea mejor y me sentiré muy contento”, añadió el esquiador.

Un día después de su participación, el esquiador venezolano señaló que sigue contento y feliz por el hecho de haber participado en unos Juegos Olímpicos de Invierno.

“Me voy muy contento. He podido representar a mi país en este evento tan importante. He podido realizar un sueño que tenía desde hace muchísimos años, de representar a mi país y poder competir en los Juegos Olímpicos. El camino para llegar aquí para mí fue muy importante y la verdad es que lo gocé y me divertí de principio a fin”, resumió.

Pardo asegura no sentir ningún lamento por haber quedado eliminado debido a una mala fijación de uno de sus esquíes, que se salió.

“Traté de hacerlo lo mejor posible. Es el deporte y si Dios lo quiso así, así tenía que ser. No tengo ningún tipo de rabia, más bien estoy contento de haber tenido tanta gente que me ha seguido”, explicó.

“Gracias por el apoyo que recibí de todo el mundo. Me voy con muy buen sabor de boca y muy feliz de haber estado aquí. He tenido la fortuna de haber participado en la prueba más difícil del mundo, con los mejores esquiadores del mundo. Ya estar ahí era maravilloso”, indicó.

Pardo se queda como recuerdo de su experiencia olímpica con el apoyo recibido y por el seguimiento que generó su participación.

“He tenido mucho apoyo, me ha llamado muchísima gente, me han hecho muchas entrevistas. La verdad es que no me puedo quejar. Lo he pasado muy bien”, explicó.

“Ha habido una buena recepción de mi participación, en Venezuela y en otros sitios. Ha habido mucha gente que se ha entusiasmado, que me ha empezado a preguntar y que posiblemente se puede entusiasmar para esquiar en el futuro”, indicó.

Ahora, tras la experiencia de la competición, se quedará a disfrutar de los Juegos y a desfilar el domingo con la bandera de Venezuela en la ceremonia de clausura.

“Ahora a disfrutar de los Juegos, a ver y apoyar a otros compañeros. Igual que yo recibí mucho apoyo, me gustaría también apoyar a otros que me estuvieron siguiendo y viendo. Con mas alegría disfrutaré los Juegos”, concluyó.

La cuenta atrás para el deporte venezolano, para estar presente en los Juegos de Corea del Sur, ha comenzado.

Síguenos por @800noticias