El keniano Kemboi se confirma como el rey de 3.000 metros obstáculos | 800Noticias
800Noticias
Deportes

MOSCÚ (AFP) – El keniano Ezekiel Kemboi ganó este jueves su tercer título mundial seguido de 3.000 metros obstáculos, con un tiempo de 8:06.01, en una prueba en la que el país africano se llevó los dos primeros puestos, con la plata de Conseslus Kipruto (8:06.37).

El francés Mahiedine Mekhisi logró la medalla de bronce con una marca de 8:07.62.

Kemboi, de 31 años, que es además doble campeón olímpico, al ganar en Atenas-2004 y Londres-2012, y subcampeón mundial en París-2003, Helsinki-2005 y Osaka-2007, está en camino de convertirse en el mejor especialista de 3.000 metros obstáculos de la historia.

“Es bueno ser el rey”, dijo Kemboi, todo un showman, que celebró su triunfo levantando su camiseta y mostrando un mensaje en Swahili escrito en otra, al tiempo que bailaba frente a los fotógrafos.

“Hoy era bueno tener el mismo corte de pelo que en los Juegos Olímpicos. Llevaba un mensaje dedicado al presidente de Kenia (Uhuru Kenyatta) porque lo apoyo”, dijo el campeón, que llevaba un corte tipo mohicano.

Kemboi ganó el tercer oro para Kenia en este Mundial, después de dos triunfos femeninos en maratón (Edna Kiplagat) y 3.000 metros obstáculos (Milcah Cheyma).

Por su parte, Kipruto, todavía en categoría juvenil a sus 18 años, consigue el primer gran logro de su carrera, después de superar al francés Mekhisi en los últimos metros, con un esprín en el que casi alcanza a su compatriota Kemboi.

Kipruto se mostró devastado, pese a su segunda plaza a una edad juvenil, al ver que podía haber ganado el oro si la carrera hubiera durado unos metros más. “Estoy decepcionado que ni siquiera puedo hablar”, indicó.

Mekhisi, de 28 años, logra su segundo bronce, después de haber sido tercero en Daegu-2011, y su cuarto podio en un gran evento internacional, con sus medallas de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín-2008 y Londres-2012.

Mekhissi indicó que tuvo que vencer la fuerte presión existente a su alrededor antes de la carrera.

“En el equipo francés estoy bajo mucha presión y estrés, pero tengo que vivir con ello lo mejor que puedo”, dijo el atleta de 28 años.

“Tengo otro bronce y no es fácil ganarlo. Estoy en el podio y eso es lo que cuenta”, afirmó.

El francés aporta a su país la tercera medalla en este Mundial, tras la plata de Mélina Robert-Michon en disco y de Renaud Lavillenie en garrocha.

Síguenos por @800noticias