El campeón defensor del Tour de Francia | 800Noticias
800Noticias
Deportes

ARENBERG, (AFP) -El británico Chris Froome, defensor del título, sufrió una segunda caída en la quinta etapa del Tour de Francia, este miércoles entre Ypres y Arenberg, que lo llevó a abandonar la prueba.

 

El líder del equipo Sky había sufrido otra caída la víspera, sumando tres duros golpes en dos jornadas, por lo que decidió poner pie a tierra antes de encarar el sector de empedrado, bajo una intensa lluvia que hacía difícil el trabajo de los ciclistas.

Froome se subió al auto de su formación y renunció a continuar con la prueba, exhibiendo muestras de dolor en su cuerpo, cuando le ofrecieron una nueva bicicleta para reintentar la aventura, antes de abordar los peligrosos trampos de empedrado que desataban nervios en el pelotón de candidatos a la gloria de París.

La primera caída del británico de este miércoles ocurrió unos 40 minutos después de iniciada la quinta etapa del Tour, en medio de una lluvia copiosa que dejaba al asfalto como una pista de patín.

El ganador del Tour 2013, lastimado en las muñecas por una dura caída en la cuarta etapa que lo puso en duda para esta quinta hasta que unas radiografías descartaron lesiones óseas, pudo volver a montar en su bicicleta y retomar la ruta, tras desequilibrarse a unos 35 kilómetros de la largada.

Ese golpe de Froome fue del otro costado, a la altura de la cadera derecha, pero aparentemente sin consecuencias graves.

Sin embargo, un nuevo tumbo horas más tarde dejó a Froome nocaut.

Para su desgracia, Froome imitó a otros ciclistas que también cayeron en la trampa de la lluvia combinada con un asfalto patinoso: Valverde, Van Garderen, Chavanel, Greipel, Kristoff y Démare, principalmente.

En el kilómetro 85 de esta etapa de 152,5 kilómetros de largo, recortada este mismo miércoles en dos de los nueve tramos de pavé previstos para evitar caídas y riesgos físicos para los ciclistas por la combinación de lluvia y empedrado, el ganador de la ronda gala 2013 quedó afectado visiblemente en su brazo derecho y dijo “basta”.

Froome, de 29 años, era el gran favorito para retener el título, frente a la amenaza del español Alberto Contador, a quien ahora se le abre el panorama con vistas al primer escalón del podio de París.

Segundo del Tour-2012 detrás de su compatriota Bradley Wiggins, quien fue dejado en el banquillo este año para rodear mejor a Froome, el keniano blanco (nació en Nairobi) esta temporada ha tenido todo tipo de inconvenientes para llegar a punto al Tour.

Problemas de espalda (febrero-marzo), infección pulmonar (abril) y una caída en el Dauphiné (junio) fueron minando el estado físico del británico, que abandonó cerca de Bouvines.

Síguenos por @800noticias