Debut gris de Neymar y Messi juntos | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Barcelona, (Dpa) – Por primera vez Lionel Messi y Neymar jugaron juntos desde el inicio en el Barcelona, pero la final de la Supercopa española demostró que a Gerardo Martino le queda mucho trabajo para conectar sobre el campo a la pareja de oro del nuevo curso futbolístico. 

“Por separado, los dos jugadores hicieron un buen partido, si bien no se encontraron mucho y no se asociaron demasiado”, admitió el entrenador azulgrana tras la primera coincidencia del argentino y el brasileño los 90 minutos sobre la cancha. 

Ambos dejaron destellos de clase, pero ninguno de los dos brilló en el 0-0 ante el Atlético de Madrid. Y pese a que Messi lanzó un penal, ninguno marcó. 

“Neymar juega casi exclusivamente en la izquierda y cierra un poquito en la banda, y Messi lo hace en la contraria, y a veces les queda un poco larga la asociación. Pero estoy convencido de que la van a ir logrando con los entrenamientos, los partidos y la forma física”, explicó el técnico del Barcelona, que se llevó el primer título de la temporada gracias al 1-1 de la ida en Madrid. 

En su presentación como entrenador azulgrana, el “Tata” Martino había asumido la responsabilidad de lograr que las dos estrellas se asociaran del mejor modo en la cancha. “Si dos jugadores como ellos no se entienden juntos será responsabilidad del entrenador”, había asegurado cuando se le preguntó por la compatibilidad de Messi y el 7 brasileño. 

Pero hasta el miércoles, el técnico argentino había impuesto su criterio a la presión de la hinchada barcelonista, que esperaba ver a las dos estrellas juntas de inicio desde que el Barcelona inauguró la Liga ante el Levante. 

No formaron entonces en el once inicial. Ni tampoco frente al Málaga. Ni siquiera en la ida de la Supercopa ante el Atlético de Madrid, en el Vicente Calderón. 

Martino siempre encontró argumentos para justificar la demora: las molestias físicas que obligaron a descansar a Messi, por un lado. Por otro, el aún precario estado de forma de Neymar que, debilitado por una anemia, no había completado ningún partido. 

Cuando se cantó la alineación inicial, en la vuelta del primer trofeo del curso, Neymar apareció en la izquierda del ataque del Barcelona. Escorado a la derecha, Messi, como en los tiempos en los que Frank Rijkaard manejaba el banquillo azulgrana. 

Fuera del once, una vez más, Andrés Iniesta, al que el “Tata” concedió apenas el cuarto de hora final, en sustitución de Cesc. La afición aplaudió el cambio como si hubiera echado de menos al centrocampista español, relegado por la coincidencia de Messi y Neymar sobre el césped. 

El delantero brasileño, que por primera vez disputó los 90 minutos, intervino en el juego más que el astro argentino, especialmente en la primera parte. Tuvo una clara ocasión de gol y perdió menos balones. Pero fue Messi quien provocó más faltas de los jugadores del Atlético, implacables en la caza permanente de las dos estrellas azulgranas. 

“La actuación de Neymar me pareció muy buena y, como en ningún momento noté síntomas de cansancio, como él seguía siendo intenso y encarando, no vi la necesidad de cambiarlo; es bueno que jugara los 90 minutos y más en un partido de tanta intensidad”, señaló Martino, satisfecho con el rendimiento del delantero brasileño. 

Tras un partido fuera por lesión y situado en una ubicación que casi había olvidado, Messi estuvo lejos de su mejor versión. “Me parece interesante que Leo intercambie lugares con otros jugadores; es cierto que se aleja del gol, pero tiene más comodidad en el uno contra uno”, analizó el “Tata”, que confesó haber hablado de la cuestión con el jugador. 

La pareja más esperada del curso pudo levantar como titular y a partido completo su primer título de la temporada gracias al valor doble del gol que Neymar había marcado en la media hora que disputó en el Vicente Calderón, pero su conexión sobre el campo está aún en modo “off”.

Información La vanguardia

Síguenos por @800noticias