Cristiano Ronaldo perdió ya una final europea en el estadio da Luz | 800Noticias
800Noticias
Deportes

LISBOA, (AFP) – El 4 de julio de 2004, un jovencísimo Cristiano Ronaldo vivió la desilusión de perder con Portugal la final de la Eurocopa-2004 en Lisboa ante una sorprendente Grecia. Una década después, CR7 vuelve a jugar una final europea en el estadio Da Luz, ahora en la Liga de Campeones.

Lo hará el sábado con la camiseta del Real Madrid y ante el Atlético de Madrid, en un derbi de la capital española desplazado al país natal de Cristiano, que espera, esta vez sí, poder levantar el trofeo en ese escenario.

Muchas cosas han cambiado en la vida del astro portugués en esta década. Fue campeón de Europa en 2008 con el Manchester United inglés y ha ganado dos Balones de Oro, en ese 2008 y este pasado enero, en reconocimiento a su gran año 2013.

Es oficialmente el mejor del mundo, pero los recuerdos serán inevitables cuando salte al césped del estadio Da Luz por aquella Eurocopa de pesadilla que su país albergó en 2004 y que él vivió todavía desde la inexperiencia de sus 19 años.

Portugal llegó a la final con la condición de gran favorito, tras dejar por el camino a España, Inglaterra y Holanda. El rival, una Grecia que llegó al torneo como ‘Cenicienta’, parecía parte de un guión perfecto para conseguir el título continental.

El estadio Da Luz, construido para esa Eurocopa, había sido inaugurado nueve meses antes y lucía en la noche de la final con sus mejores galas, con más de 62.000 espectadores llenando sus gradas en una noche calurosa en el verano portugués.

Portugal estaba avisado porque había caído ya con Grecia en la primera fase del torneo y trató de hacer un partido serio, buscando con más insistencia el arco rival, ante unos jugadores cerrados atrás y apostando sin pudor por su velocidad en los contragolpes.

El recinto lisboeta enmudeció cuando Angelos Charisteas, en el minuto 57, remató de cabeza a la red de Ricardo un córner sacado por Angelis Basinas.

El equipo anfitrión se lanzó entonces al ataque y Cristiano tuvo una buena ocasión en el 74, pero el arquero Antonios Nikopolidis se adelantó por muy poco evitando su remate en el área. En el resto del encuentro, CR7 cayó a menudo en la tela de araña tejida desde el banquillo por el estratega alemán de los helenos, Otto Rehhagel.

Grecia consiguió el ‘Portugalazo’ y dejó a los lusos entre lágrimas, con un amargo subcampeonato que supo a derrota.

Cristiano nunca jugó otra gran final con Portugal y en su carrera de clubes será su tercera final en la Liga de Campeones.

En la primera, en Moscú en 2008, se proclamó campeón con el Manchester United (6-5 en penales tras 1-1) ante el Chelsea.

El propio jugador portugués había conseguido el tanto del United en el minuto 26, pero luego en la tanda de penales falló su lanzamiento. Su equipo pudo levantar el trofeo, pero su perfeccionismo y ese error le impidieron disfrutar al 100% de lo conseguido.

Un año después, el United perdió su corona continental en Roma, al ser superado por el Barcelona de Lionel Messi y Josep Guardiola por 2-0. Cristiano apenas tuvo oportunidades en el Olímpico de la capital italiana.

En esta Liga de Campeones, su aportación ha sido clave y lleva 16 tantos, todo un récord histórico en una misma temporada del principal torneo del fútbol europeo. Una plusmarca que quiere ampliar contra un Atlético que tiene mucha más calidad individual que aquella Grecia de funesto recuerdo.

Síguenos por @800noticias