Brasil asegura que estadios para el Mundial estarán a tiempo, incluso el de Cuiabá | 800Noticias
800Noticias
Deportes

SAO PAULO, (AFP) – Los 12 estadios para la Copa del Mundo de Brasil-2014 estarán listos a tiempo en diciembre de este año, incluso el de Cuiabá (centro oeste), uno de los más atrasados, dijo el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, este lunes.

“Confiamos en que vamos a entregar las obras. No tenemos un gran atraso”, comentó Rebelo en una rueda de prensa en Sao Paulo.

El ministro reconoció sin embargo que algunas obras de movilidad urbana no estarán a tiempo para la Copa, pero serán entregadas a las ciudades poco después de la gran cita planetaria.

El gobierno ha insistido en que obras públicas como vías de acceso a los estadios, avenidas, corredores para transportes o nuevos metros, que son realizadas al margen de los nuevos coliseos, quedarán como un “legado” para las sedes del Mundial.

Sobre el caso específico del estadio Arena Pantanal de Cuiabá, capital del estado de Mato Grosso (centro-oeste), Rebelo señaló que “nuestra expectativa es que las obras se entreguen” en diciembre, como fue acordado con la FIFA.

Hace una semana, el gobernador del estado, Silval Barbosa, señaló que el Arena Pantanal no estará listo a fin de este año como exige la FIFA, porque posiblemente se requerirá más tiempo para los detalles finales, como la instalación de sillas, un proceso que se atrasó por el sobreprecio de los asientos.

El Arena Pantanal recibirá cuatro partidos del Mundial y está concluido en un 85%.

“Se va a hacer bien. Creo que ya hemos hecho cosas más difíciles” que organizar una Copa del Mundo, insistió Rebelo este lunes.

Rebelo afirmó también que si bien las obras de transporte y movilidad urbana planeadas para la ciudad de Manaos, capital del estado Amazonas (norte), tampoco estarán listas a tiempo, se implementarán otros mecanismos para facilitar el transporte.

Importantes obras en esta área de transporte fueron canceladas en esta ciudad amazónica.

“El caso de Manaos es una excepción”, afirmó Rebelo, afirmando que a veces “las personas y los órganos no son tan rápidos” para que las obras hubiesen estado concluidas a tiempo.

En septiembre, la justicia brasileña propuso transformar el estadio de Manaos en una cárcel provisoria después del Mundial, como solución al hacinamiento penal, en una idea que buscaba dar utilidad a esa megaobra tras el evento deportivo.

Pero un estadio no puede convertirse “en un campo de prisioneros”, rebatió Rebelo, aunque dijo que sí podía tener otros usos después de la Copa del Mundo. Por ejemplo, convertirse en centro de eventos.

El ministro de Deportes señaló además que no cree que durante la Copa del Mundo, que arrancará el 12 de junio en Sao Paulo, haya protestas sociales como las que sacudieron al país en junio de este año.

“Creo que las manifestaciones no hallarán el clima necesario” para ocurrir, estimó, y aseguró que “vamos a tener un ambiente más de fiesta que de protesta”.

“El grupo ‘Black bloc’ (que convoca manifestaciones violentas) es difícil de ser controlado, pero creo que la Copa va a estar protegida por las personas”, insistió.

Sobre la seguridad durante el torneo del orbe, Rebelo señaló que “el sistema de seguridad debe considerar todas las posibles amenazas”.

“No se puede subestimar ningún tipo de amenaza”, comentó consultado sobre supuestas advertencias de un grupo criminal que opera desde las cárceles -conocido como PCC (Primer Comando de la Capital)- y que tiene su fuerza en los presidios de Sao Paulo.

Según ha reportado la prensa, el PCC ha amenazado con ejecutar ataques callejeros y convertirla en una “copa del terror”.

“Las fuerzas serán entrenadas” para resguardar la seguridad, insistió.

“Las áreas de riesgo, como aeropuertos y otros, ofrecen estadísticamente un riesgo menor que en países de Europa o Estados Unidos”, comentó.

Síguenos por @800noticias