¿Sabes qué tipo de peine necesita tu cabello? | 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

El Mundo

Que el cabello preocupa más que cualquier otro tema estético es casi una verdad universal. Nos lamentamos si tenemos poco y se cae, si tenemos mucha cantidad y no hay quien lo dome; ‘lloramos’ si nos lo han cortado muy corto, pero también si lo tenemos larguísimo y con las puntas abiertas. Y si nuestro peluquero no ha dado con el tono que le pedimos, también nos lamentamos, así como cuando podemos presumir de llevar el color soñado, porque sabemos que, tarde o temprano, ya no estará tan increíblemente ideal.

Si nos preocupa la salud, el brillo, el peinado, el corte y el color… ¿Por qué no invertimos algo más de tiempo (y dinero, porque es una inversión monetaria también que, a la larga, merece la pena) en elegir los peines y cepillos que mejor se adapten a la naturaleza de nuestro pelo, además de aprender cómo hay que cuidarlos?

Qué cepillo elegir según cada necesidad

Lo primero que habría que hacer antes de comprarse un peine o cepillo es, como se hace con unos zapatos o con unos pantalones, es probarlo. “Factores como si lo que se busca es un peine para mantener las ondas bien formadas o un cepillo para alisar una melena cuentan, y mucho. El peluquero te puede ayudar a elegirlo según para qué lo quieras utilizar “, explica Patrick Phelippeau, director de marca de Jean Louis David y Franck Provost.

“Los cepillos metálicos o de cerámica permiten calentar el pelo desde el interior al exterior, por lo que son perfectos para hacer un ‘brushing’. Para lograr el mismo efecto con herramientas de cerdas naturales se tarda mucho más tiempo. En cambio, son los idóneos para un efecto natural”, señala Phellippeau.

El consejo del experto es que es mejor tener dos cepillos: “uno para desenredar el pelo antes de acostarte y otro para ponerlo a punto antes de salir por la mañana’. Esto, como punto de partida. El arsenal puede seguir creciendo y creciendo según los peinados y efectos que se quieran conseguir. “A menudo los cepillos planos se utilizan todos los días, para peinar y desenredar. Los redondos para brushings, por lo que su utilización es más ocasional, y el peine se usa para desenredar tras los lavados”, puntualiza Patrick Phelippeau.

Los británicos de Mason Pearson se dedican a fabricar cepillos desde finales de 1800. En su web incluso indican qué cepillo se recomienda según unos parámetros a rellenar (largura, grosor, forma, etc). En términos generales, para desenredar, sugieren cepillos:

  • De cerdas naturales, para pelo fino o normal
  • De cerdas naturales y de nailon combinadas, para pelos gruesos o muy largos
  • De cerdas de nailon, para pelo grueso y áspero

15070419148939

Cómo se limpian los peines y cepillos

Estas herramientas capilares son nidos de grasas suciedad y microbios. Es imprescindible, por lo tanto, prestar atención a su limpieza. Regularmente hay que retirar los pelos que se quedan, sobre todo, en los cepillos.

Para ello se utiliza un peine, con el que se ‘desenreda’ en propio cepillo. Del propio peine es más fácil retirar los pelos con la mano. “El peine se lava cada semana o cada 15 días. Sea de cerámica, plástico o carbono, se remoja en agua tibia con lejía, para desinfectar. Se aclara y se seca”, ilustra Phelippeau.

Para los cepillos, en cambio, sugiere: “utilizar jabón emulsionado con agua, repasar todos los rincones y aclarar a conciencia. Se seca con un secador a una distancia segura y con una potencia prudente, para no quemar las cerdas”.

Síguenos por @800noticias