Saber y ganar| 20 años del programa de concursos más visto de la TV española | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento

El Mundo

Es, probablemente, el presentador más célebre de la televisión. Conocido por varias generaciones de espectadores -desde los abuelos que aún toman café con pastas a la hora del programa hasta los nietos que lo comentan vía Twitter-, se ha dicho de él que quién aparece en la pantalla es su holograma o que tiene la juventud eterna. Es Jordi Hurtado y este viernes (15.45 horas) cumple 20 años al frente de Saber y ganar, el concurso más longevo de la televisión.

“Cuando miro fotos […] hay una diferencia abismal”, confiesa sobre su físico. “La moda, las gafas, el pelo, todo era distinto”, puntualiza durante la grabación del especial del vigésimo aniversario en los estudios de TVE en Sant Cugat. Un cambio que no ha afectado a su entusiasmo, intacto desde ese lejano 17 de febrero de 1997: “No me pongo metas, yo sólo disfruto, me lo paso súper”.

Eso sí, hubo un día en que las bromas sobre su físico no fueron tan llevaderas. “Empezó con un mal rollo bastante desagradable, todos tenemos familia y a nadie le gustaría que hablasen así de su hijo”, señala diplomático sobre la teoría conspirativa de su hipotética muerte y la grabación infinita de programas con distintos trajes, corbatas y gafas para justificar la aparición diaria en pantalla. “Todo esto ha ido evolucionando y ahora yo lo veo y me lo tomo como un homenaje a la longevidad del programa”. “Incluso en otras cadenas se habla de eso ligado a Saber y ganar“, añade su presentador.

Lo que quizás no saben los espectadores es que Jordi Hurtado no usa teleprompter, y que tiene una memoria selectiva, entrenada programa a programa. “El concurso, las preguntas que hago, me ayudan a estar pendiente de todo, a estar al día de las cosas, muy vivo”, explica el conductor del formato de La 2. A lo que no se enfrentaría es a “la calculadora humana” -siente devoción por Óscar Díaz, participante que superó tres seguidas “y aún le sobró tiempo”- y confiesa que admira a José Pinto, el ganadero de Salamanca readmitido tras la primera pregunta mal formulada en el programa en sus 20 años de Historia. “Se lo ha leído todo, es brutal, increíble lo que ha llegado a saber a través de su inquietud”.

Sobre su improvisación al frente de las cámaras, son muy pocos los presentadores que pueden presumir de ello. “Ése es el mérito de Jordi Hurtado”, bromea entre risas. Su método es aparentemente sencillo: habla con el regidor y el director -Sergi Schaaff, su descubridor-, lee los guiones y procesa todo lo que tiene que decir. “Comunicar, comunicar, comunicar, esa es mi forma de trabajar. No me quiero sentir una máquina hablando”, reivindica.

Una -vieja- escuela a la que hoy no renunciará, cuando Saber y ganar emita una parte de su especial con público y en riguroso directo, por primera vez en dos décadas. En él participarán los tres concursantes más exitosos de su Historia: el citado Óscar Díaz, que logró sumar 169.000 euros en premios; Víctor Castro, con 154.395 euros; y Manolo Romero, con 150.255 euros. Un trío que logró rebasar las 200 participaciones en antena.

Los tres, además, deberán hacer frente a una prueba homenaje: el triatlón, una suma de tres minutos donde se mezclarán preguntas sobre cultura general, la calculadora y el reto. En total, 21 cuestiones a contestar en 180 segundos.

Antes, a lo largo de toda esta semana, el programa -un concurso de TVE con Produccions Quart- invitará a otros rostros reconocibles por la audiencia para celebrar su aniversario.

En definitiva, un homenaje a un espacio que tiene en TVE 1,2 millones de seguidores diarios de media y un 9,6% de cuota de pantalla. En una época en que las audiencias se tragan formatos y presentadores, la pregunta es obligada: ¿cuál es el secreto del éxito de Saber y ganar? Según Jordi Hurtado, “el respeto a los concursantes y a los temas” que se tratan en él. “Llegamos de una forma amena a los espectadores”, resume. “Y no utilizamos a los concursantes como un mero objeto”, añade. “Todos son míos, son hijos casi”, asegura Marisa Pérez, coordinadora y encargada de la selección de participantes casi desde el inicio.

Una fórmula que su creador, Sergi Schaaff, ideó ante un “folio en blanco”. “En esa franja había un vacío y pensé que era una buena ocasión para plantear un programa de preguntas y respuestas”. Entonces Schaaff creó la estructura de Saber y ganar, con las pruebas, los concursantes, la voz en off de Juanjo Cardenal y la decisión para el puesto de presentador: Jordi Hurtado. “Teníamos una gran confianza en que iba a ir bien, que estábamos en un programa que tenía vida, pero nunca imaginé que tanta”, exclama Hurtado.

Un esqueleto, el de Saber y ganar, que se mantiene pese a los “pequeños cambios” introducidos durante estas dos décadas, con nuevos retos y preguntas. El último aún está por venir: “Un bote de dinero” acumulativo al que opositarían los concursantes, confiesa Schaaff.

Síguenos por @800noticias