Rusia justifica despliegue de armamento pesado en enclave báltico de Kaliningrado | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Agencias

Rusia defendió este martes el despliegue de armamento pesado en su enclave báltico de Kaliningrado, zona limítrofe con Polonia y Lituania, informó un vocero del Kremlin.

“Rusia hará todo lo necesario para garantizar su seguridad en el marco de la expansión hacia sus fronteras por parte de la OTAN”, dijo el portavoz Dmitri Peskov a los medios rusos.

Peskov subrayó que “la OTAN es verdaderamente un bloque agresivo” y que Rusia tiene “el derecho soberano” a adoptar las medidas que considere oportunas para defender su territorio de amenazas externas.

Rusia ha desplegado en Kaliningrado sistemas de misiles S-400, misiles tácticos Iskander y baterías móviles costeras Bastión, en respuesta al escudo antimisiles estadounidense en Europa del Este.

El Departamento de Estado norteamericano tachó ayer dicho despliegue de “desestabilizador” para la seguridad europea.

Por su parte, el Ministerio de Defensa lituano aseguró hoy que Moscú intenta evitar el incremento de la presencia militar aliada en la región al que la OTAN se comprometió con sus tres miembros bálticos exsoviéticos (Lituania, Letonia y Estonia).

En respuesta, el portavoz militar ruso, el general Ígor Konashenkov, recordó hoy a Washington que “la región de Kaliningrado es parte inalienable de la Federación Rusa”.

Konashenkov aseguró en un comunicado que “la auténtica amenaza” para la seguridad de Rusia es el emplazamiento de tropas y armamento “no europeo”, como es el caso de los elementos estratégicos del escudo norteamericano en Rumanía o Polonia.

Recordó también los planes aliados de desplegar tropas en territorio de las tres repúblicas bálticas exsoviéticas y Polonia, además de marines en Noruega.

“La lista sigue, pero estoy seguro que no hace falta ser contraalmirante para entender algo muy simple: todas las amenazas a la seguridad europea son consecuencia de la política militar de EEUU de los últimos diez años”, insistió.

Recientemente, el presidente ruso, Vladímir Putin, anunció la salida de su país del tratado de reutilización del plutonio militar, parte del programa de desarme estratégico que busca convertir en irreversible el fin de la Guerra Fría.

Y, entre las condiciones para regresar al acuerdo, mencionó la retirada de las tropas y el armamento desplegados por EEUU en los países de Europa del Este que ingresaron en la Alianza Atlántica a partir de este siglo, es decir, Bulgaria, Rumanía, Lituania, Letonia y Estonia.

Putin considera que el escudo antimisiles norteamericano en Europa y en Asia es una amenaza directa para la seguridad de Rusia, pero descartó que vaya a cometer el mismo error de la URSS de implicarse en una carrera armamentista con EEUU.

El Kremlin ve con buenos ojos los planes del presidente electo norteamericano, Donald Trump, de reducir el peso de EEUU en la Alianza Atlántica. EFE

 

Síguenos por @800noticias