Rusia anuncia que tiene una propuesta “concreta” de alto el fuego en Siria | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP

Rusia anunció este jueves que tiene una propuesta “concreta” de alto el fuego en Siria y que espera la respuesta de Estados Unidos antes de presentarla en una reunión crucial con todos los países implicados en la crisis, en Múnich (Alemania).

“Hemos hecho propuestas de un alto el fuego que son totalmente concretas”, declaró el jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, al inicio de un encuentro con su homólogo estadounidense, John Kerry, en la capital bávara.

“Esperamos la respuesta estadounidense antes de presentarla al ISSG”, el Grupo Internacional de Apoyo a Siria, que reunirá a los principales actores de la crisis -entre ellos Irán, Arabia Saudí y Turquía-  a las 18H00 (17H00 GMT), agregó Lavrov.

John Kerry no hizo ningún comentario sobre la posición de Estados Unidos. “Queremos avanzar sobre las cuestiones del acceso humanitario y del alto el fuego”, se limitó a comentar.

Las negociaciones para poner fin a este conflicto que ha dejado 260.000 muertos desde 2011 se rompieron a principios de este mes en Ginebra, en medio de acusaciones de países occidentales y de la oposición de que Rusia bombardea a grupos opositores y civiles en Alepo.

Además, desde el 1 de febrero el régimen de Bashar Al Asad, apoyado por Rusia, ha lanzado una violenta ofensiva contra los rebeldes de Alepo (norte). Según la ONU, más de 51.000 civiles se desplazaron en esta provincia tras este ataque.

Esta ofensiva, que ha causado 500 muertos, terminó por hacer abortar las conversaciones de Ginebra, cuya reanudación, prevista el 25 de febrero, es muy incierta.

Al mismo tiempo, en Bruselas, los ministros de Defensa de la coalición militar, liderada por Estados Unidos, se reúnen también este jueves para reforzar la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) que, según Washington, se aprovecha del avance del régimen sirio frente a los rebeldes más moderados.

– EEUU pide que cesen los bombardeos –

Estados Unidos urgió a los rusos a detener sus bombardeos que “matan a mujeres y niños en gran número”, obligando a su vez a miles de civiles a marcharse de Alepo.

Rusia había reafirmado su intención de continuar con sus “legítimos” ataques contra “terroristas”, pero anticipó que iba a proponer “nuevas ideas” en Múnich para avanzar hacia un alto el fuego.

Las negociaciones en Alemania abordarán especialmente un acceso humanitario a las ciudades asediadas por las fuerzas progubernamentales, especialmente Alepo, donde los rebeldes se encuentran atrapados en los barrios del este con 350.000 civiles.

Los países occidentales acusan a Moscú de haber torpedeado, con sus bombardeos en Alepo, las negociaciones entre el régimen de Bashar al Asad y la oposición siria.

Según Joseph Bahout, de la Fundación Carnegie en Washington, los participantes en la reunión “acordarán un alto el fuego que no se aplicará, ya que los rusos continuarán bombardeando a los ‘terroristas'”.

Los occidentales se encuentran casi impotentes a menos de que se arriesguen a oponerse frontalmente a los rusos, que marcan el tiempo en el terreno militar y diplomático.

“Para Rusia, lo que está en juego en la guerra en Siria es mucho más que Al Asad. El objetivo del presidente [ruso, Vladimir] Putin es desestabilizar y debilitar a Occidente”, estima Koert Debeuf, investigador en la universidad de Oxford, citado por el centro de estudios Carnegie Europa.

Por otro lado, las tensiones son patentes entre Estados Unidos y algunos de sus aliados, que ven a Washington dispuesto a realizar demasiadas concesiones meses antes del final del mandato de Barack Obama.

El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, antes de dejar su cargo, subrayó la “ambigüedad” estadounidense. “Hay palabras, pero las acciones son otra cosa (…) Los rusos y los iraníes lo notan”, aseguró.

Turquía, preocupada por su parte por el avance de los kurdos en el norte de Siria, se enfrenta además a la oleada de refugiados, a los que impide entrar en su territorio a pesar de la insistencia de los países occidentales.

El presidente islamoconservador turco Recep Tayyip Erdogan denunció este jueves las presiones internacionales para que abra sus fronteras a los refugiados sirios e insinuó que podría enviarlos a otros países.

Por su lado, el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu había afirmado que consideraba “hipócrita que algunos digan a Turquía que ‘abra sus fronteras’ cuando no dicen a Rusia que ‘ya basta'” con sus bombardeos.

Síguenos por @800noticias