Rousseff viaja a EEUU con una agenda económica y sin resabio del espionaje | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Brasilia, Brasil | AFP La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, llegará a Estados Unidos este sábado con una nutrida agenda de negocios, en un viaje que fue delicadamente preparado para retomar la relación bilateral tras un escandaloso episodio de espionaje.

Rousseff permanecerá hasta el 1 de julio en territorio de la primera economía global, donde pasará por Nueva York, Washington y San Francisco en una ambiciosa recorrida que incluirá un encuentro con el mandatario estadounidense Barack Obama y reuniones con lo más granado del mundo financiero y empresario de ese país.

“Esta visita se da en un contexto de muchos contactos de alto nivel, tanto del presidente Obama, como del vicepresidente (Joe) Biden, que llevaron a cabo con la presidenta Rousseff en los últimos meses”, dijo el diplomático brasileño Carlos Paranhos en una rueda de prensa sobre el viaje.

“Representa la reanudación del diálogo político en el más alto nivel, de los contactos en áreas comerciales, económicas, temas relevantes de la agenda internacional. Y será una oportunidad para que la presidenta presente a interlocutores del área financiera y empresarial el plan de ajuste fiscal que Brasil está haciendo y para transmitir la importancia que tiene la captación de inversiones estadounidenses”, añadió.

Brasil lanzó en junio un programa de concesiones viales, ferroviarias, portuarias y aeroportuarias por 64.000 millones de dólares.

El viaje supone el punto final al agrio desencuentro que generó en 2013 la revelación de que organismos de inteligencia de Estados Unidos espiaban comunicaciones de Rousseff, de empresas y otros ciudadanos brasileños, en un incidente que congeló el vínculo y forzó a la presidenta a cancelar una visita de Estado que tenía programada para octubre de ese año.

“Eso fue superado”, resumió Paranhos.

Estados Unidos es el segundo socio comercial de Brasil después de China. En 2014 el intercambio  fue de 62.000 millones de dólares, con un saldo negativo para la potencia sudamericana de unos 8.000 millones de dólares.

“Más allá del déficit, nuestras exportaciones a Estados Unidos son buena parte manufacturas y es un mercado muy importante”, dijo Rodrigo de Azevedo, diplomático del área comercial.

Ambas naciones también firmarán una declaración sobre clima que incluirá los compromisos para la cumbre de París a fin de año, y en su paso por California Rousseff visitará la sede de Google y almorzará en la Universidad de Stanford con la exsecretaria de Estado Condoleezza Rice, que enseña en ese centro de estudios.

Síguenos por @800noticias