Reparten 14.000 desodorantes para acabar con el repugnante olor del metro de Viena | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

ABC

A falta de aire acondicionado en muchos de los trenes del metro, la empresa de transportes de Viena ha repartido 14.000 desodorantes entre sus usuarios y estudia prohibir el consumo de algunos alimentos, como pizzas, para luchar contra el mal olor en medio de un verano muy caluroso.

La compañía municipal de transporte, Wiener Linien, pretende así acabar con uno de los problemas que más molesta a los pasajeros y que se ve agravado por las altas temperaturas.

De momento, «las reacciones de los pasajeros han sido muy positivas, nadie se lo toma demasiado a mal», explica a Efe Daniel Amann, portavoz de Wiener Linien.

«A muchos pasajeros del metro les incomodan los fuertes olores, sobre todo a aquellos que provienen de la comida rápida», añade.

Por eso, la idea ahora es prohibir subir a los vagones con ciertos alimentos, como pizzas, kebabs o fideos asiáticos, o incluso vetar por completo la comida en el metro, pero antes, la empresa ha pedido la opinión a los pasajeros a través de un cuestionario en su web.

Según una encuesta realizada por la emisora pública ORF, un 77% de los pasajeros está a favor de prohibir las comidas en el metro, algo ya en vigor en otras ciudades del mundo, como Berlín, Singapur o Hong Kong.

El plan es, de momento, probar la medida únicamente en la línea U6, la más antigua de Viena, que recorre en su mayor parte tramos descubiertos, por lo que los vagones se calientan más, situación agravada en los trenes que no tienen aire acondicionado, cerca de un tercio del total.

Síguenos por @800noticias