Reguetón, el nuevo amo de la industria musical | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento

ABC

La industria y la prensa musical llevaban años sin verlo venir, como no vieron venir al rock’n’roll, al hip-hop o a la cultura de club hasta que ya habían conquistado a la juventud. Es ahora, tras el coqueteo de Justin Bieber con la escena latina (su colaboración con Luis Fonsi ha batido récords esta semana) cuando los efectos de este boom se han hecho más evidentes, pero fue en 2004 cuando todo empezó con el lanzamiento de una canción llamada «Gasolina» de Daddy Yankee, el primer gran hit internacional de un nuevo género llamado reguetón. Un término que fue acuñado en 1988 por el productor panameño Michael Ellis, que fundió las palabras «reggae» y «tone» para describir la nueva música que se hacía en su país, descendiente directa de las músicas traídas por los inmigrantes jamaicanos.

Igual que el gospel y blues no hubieran nacido sin el traslado forzoso de esclavos africanos a América, el reguetón no habría visto la luz de no haberse construido el Canal de Panamá, que obligó a contratar a unos 150.000 trabajadores procedentes de las Antillas. Estos inmigrantes llevaron con ellos músicas como la rumba, el mambo, el chachachá y el reggae, que se fueron fusionando con la cultura local hasta que en la década de los ochenta empezaron a surgir artistas como El General, Chicho Man, Calito Soul, Nando Boom o El Apache Ness, que innovan con el reggae al interpretarlo en castellano por primera vez. Rápidamente sus canciones hacen el camino de vuelta, llegando a oídos de músicos caribeños que terminan de moldear el estilo. El puertorriqueño Luis Armando Lozada Cruz, alias Vico-C., copia la idea de usar el idioma de Cervantes para grabar el primer rap en castellano. Y por el lado estrictamente musical, los jamaicanos Steely & Clevie definen el patrón rítmico al grabar la canción «Dem Bow». De la fusión de este ritmo y de los fraseos rap en castellano surge el reggaeton.

Sin apenas aparecer en los medios, el género fue creciendo casi en el «underground» hasta la publicación de la mencionada «Gasolina», que fue la canción que lo cambió todo. Desde entonces el ascenso del «latin urban» ha sido vertiginoso, aupando a sus artistas hasta lo más alto. Hoy, sus grandes figuras tienen muchos más millones de seguidores en las redes sociales que las estrellas del pop o las leyendas del rock, y acaparan los primeros puestos de las listas de descargas y casi todo el tráfico de los portales de streaming. Entre otras cosas porque sus fans nunca se despegan del móvil.

Síguenos por @800noticias