Raúl Castro llega a México tras largo distanciamiento | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP | El presidente de Cuba, Raúl Castro, inició el viernes su primera visita de Estado a México, en la colonial ciudad de Mérida (este), para una cumbre en la que ambas naciones buscan renovar su relación tras 15 años de distanciamiento.

Castro arribó en un automóvil oficial negro al patio del edificio de grandes arcos que alberga al gobierno local, donde fue recibido por su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto.

Los presidentes sostendrán una reunión privada que será seguida por la firma de un memorándum de entendimiento para el flujo migratorio ordenado y legal entre los dos países.

La reciente normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos ha provocado una oleada de miles de migrantes cubanos los últimos meses hacia territorio mexicano, tratando de llegar a Estados Unidos.

La visita tiene lugar tras el deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y en momentos en que Venezuela, el mayor socio comercial de la isla, enfrenta una difícil situación económica.

México ha lanzado varios proyectos de inversión en el nuevo megapuerto de Mariel, 45 km al oeste de La Habana, donde la compañía cárnica mexicana Richmeat fue la primera en invertir.

Crisis del “comes y te vas”

Esta es la primera visita de Estado de Raúl Castro a México desde que asumió la presidencia en 2006.

Como presidente de Cuba, Fidel Castro visitó México para asistir a varias reuniones multilaterales y a las tomas de posesión, pero nunca hizo una visita de Estado.

Peña Nieto decidió en 2013 recomponer la distante relación con la isla mediante la firma de ocho acuerdos bilaterales y la condonación del 70% de una añeja deuda de 487 millones de dólares que había causado fricciones entre los dos gobiernos.

En mayo 2014, decenas de empresarios mexicanos representando 48 empresas participaron en una misión empresarial a Cuba. México abrió también una oficina de la promotora comercial ProMéxico en La Habana.

México y Cuba llegaron casi a la ruptura tras el famoso incidente conocido como el “comes y te vas”, en una cumbre de la ONU sobre el Financiamiento para el Desarrollo celebrada en 2002 en Monterrey, en el norte de México.

El entonces presidente Vicente Fox le pidió en una llamada telefónica a Fidel Castro que abandonara la reunión de manera anticipada para evitar un encuentro con George W. Bush, presidente de Estados Unidos en aquel momento.

Un mes después Castro divulgó al público la conversación telefónica con Fox.

La relación se había venido deteriorando desde finales de la década de 1990 por el interés del gobierno mexicano por la situación de los derechos humanos en la isla y quedó en el congelador cuando México retiró en 2004 a su embajadora de La Habana y expulsó al representante diplomático de Cuba en Ciudad de México.

Estos encontronazos distaban mucho del profundo vínculo que los hermanos Castro habían tejido con México en la década de 1950, cuando emigraron a la capital mexicana para fraguar la revolución.

También quedaron atrás los tiempos en que México fue el único país latinoamericano que no rompió lazos diplomáticos con la isla comunista en 1962, cuando el resto de la región lo hizo bajo presiones de Estados Unidos.

– No hay mucho que extraer –

“La relación entre México y Cuba está muy bien que se normalice, pero no es para ninguno de los dos países tan importante como lo fue en otros momentos”, dijo a la AFP Rodrigo Salazar, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Mientras para Cuba era muy importante tener como aliado al gobierno mexicano, México utilizó esta relación privilegiada para asumir el papel de mediador en la región en conflictos típicos de la Guerra Fría y aprovechó la capacidad real de negociación con Estados Unidos que estas mediaciones le daban.

“Es evidente que en esta visita”, que durará apenas unas horas, “se siente alguna frialdad porque no hay mucho que extraer” mutuamente en la relación, puntualizó el experto.

Síguenos por @800noticias